El amor por el pueblo: las cenizas de un querido vecino ya descansan en Winifreda

Los restos del querido vecino winifredense Miguel Angel Sereno, fueron cremados y,  de acuerdo a su última voluntad, sus cenizas fueron esparcidas en cuatro lugares de su pueblo natal al que tanto quería. Su deseo final fue cumplido por su viuda Rosa Zamudio el fin de semana pasado cuando viajó a la localidad con una pequeña urna que contenía las cenizas.

Junto a ella estaba su hija Paula; Celia Sereno, la hermana mayor de Miguel y “Lalo” Anaya, chófer de ambulancia.

Cuatro lugares

Rosa contó que «fue decisión de Miguel que sus restos sean cremados y luego esparcidos en Winifreda. Quería que una parte estén en las canchas de bochas del Club Social, pero eso no pudo ser posible porque las canchas ya no están más». Ante esto las mujeres se dirigieron al estadio Miguel Eloy Baldovino donde esparcieron cenizas sobre la cancha principal donde los domingos se juegan los partidos de la Liga Cultural de Fútbol. En ese momento estaban presentes directivos del club realizando tareas de mantenimiento y permitieron la ceremonia.

Otra parte de las cenizas fueron esparcidas en un campo ubicado detrás del parque recreativo municipal y que linda con la ruta nacional 35. En ese predio nació Miguel y sus hermanas mayores Celia, Noemí, María y Lidia. Antiguamente era propiedad de Ángel Sereno y ahora pertenece a la familia Faisandaz.

Luego se trasladaron hasta la ermita de la Virgen Medalla Milagrosa, al costado del arco de entrada a la localidad, donde dispersaron cenizas y el contenido restante lo volcaron en un cuadro del campo de Anabel Martín, sobrina de Miguel.

Cuatro momentos muy emotivos. «La pasé muy mal, muy pesado sentimentalmente, pero internamente estoy tranquila porque ahora está donde él quería. Siento que cumplí con su última voluntad», dijo Rosa compungida.

Familia

Rosa y Miguel compartieron la vida durante 22 años. En 2.000 formalizaron como pareja y en 2016 contrajeron matrimonio. «Me quedan los mejores recuerdos de Miguel, éramos muy felices. Nos cuidábamos, viajábamos juntos, estaba siempre alegre, tenía muchas anécdotas de su juventud, me alegraba la vida», declaró emocionada.

Miguel tenía una hija que se llama Anabela y vive en Winifreda. Además era padre del corazón de los cuatro hijos de Rosa, dos varones y dos mujeres. «Lo aceptaron y lo quisieron desde un principio», enfatizó Rosa.

El trabajo

Rosa Zamudio y Miguel Sereno trabajaron para la empresa Martín Servicios Sociales propiedad de Ignacio “Nacho” Martín de Winifreda desde 1995 hasta 2010. En ese año se independizaron y abrieron su propia empresa de ambulancias en Santa Rosa denominada “M.A.S. Ambulancias”, con el apoyo de sus ex empleadores. Ahora la titular de la empresa es Rosa Samudio. Mucho más atrás en el tiempo Miguel trabajaba en el histórico restaurante “Las Tres Marías” que estaba frente a la agencia local del Banco de La Pampa.

Cabe recordar que Miguel Sereno falleció el 12 de abril pasado a los 62 años en Miguel Cané donde sus últimos días los pasó internado en esa localidad.   

Winifredense identificado con el Lote XIII: el caldén de sus cenizas

Emotiva despedida a Roberto Calvo: el cortejo pasó por el club y la cancha de fútbol

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.