Winifreda: exitosas ferias de conservas y salsas elaboradas con verduras de la huerta municipal

El Comedor Municipal de la localidad fue sede de dos ferias de conservas y salsas elaboradas con verduras obtenidas de las huertas municipales y con prácticas agroecológicas. El espacio ofreció productos sin conservantes envasados en frascos y botellas esterilizadas. La producción, el envasado y la venta al público son una prueba piloto pero también una experiencia comercial a precios populares.

Alimentos saludables

Este portal de noticias asistió a una feria y habló con la horticultora comunal Marcela Díaz. Según detalló la trabajadora ese día tenían para la venta «mermelada de sandía con pedacitos de la fruta; salsa de oliva (tomate con aceite de oliva) condimentada con cebolla de verdeo, perejil, albahaca; salsa de tuco que lleva morrón, puerro, cebolla de verdeo, tomates cherry; salsa de tomates común condimentada con cebolla de verdeo; morrones verdes y colorados asados al horno y macerados con aceite de oliva; tomates asados macerados con aceite de oliva. También, aderezos para carne como chimichurri y aderezos para carne con morrones al horno cortados a cuchillo, con cebollita de verdeo, puerro y albahaca; berenjena a la provenzal con ajos y albahaca. Todo elaborado con producción fresca y orgánica de la huerta municipal».

«La gente se puede quedar tranquila porque el proceso de elaboración incluye lavado y hervido de frascos y botellas para eliminar las bacterias, después del envasado de las conservas se vuelven a hervir los envases y la tapa queda sellada», precisó Díaz.  

Además, señaló que la cocción y el envasado tuvieron lugar en la cocina del comedor donde «tenemos todos los insumos como ollas y demás». La respuesta de los consumidores locales «fue buenísima, además tuvimos gente de Santa Rosa y Eduardo Castex que viajan al pueblo a comprar plantines producidos en la plantinera».

Precios   

Estos fueron los precios en la primera feria. Mermeladas de sandía: $600 el frasco y $800 la botella; salsa de oliva: $650 y $850; salsa de tuco: $500 y $800; salsa de tomate: $400 y 750; morrones asados: 650 y 850; tomates asados: $750; aderezos: $600 y $800; chimichurri: $350 en envase pequeño. «Estas preparaciones son muy ricas, la gente tiene que animarse y probarlas porque están hechas con verduras sin ningún químico y cocinadas tienen otro sabor», enfatizó Díaz.

Sala de envasado

Cada envase estaba identificado con la leyenda «Huerta Municipal de Winifreda. Conservas elaboradas con verduras frescas y orgánicas». Cabe mencionar que esta producción forma parte de una prueba piloto para darle valor agregado a la producción hortícola. El municipio tiene proyectado para este año la puesta en funcionamiento de una sala envasadora de verduras con su correspondiente equipamiento. En esta obra invertiría unos 4 millones de pesos.

«Recuperación formidable»

La cara visible de estas ferias son los huerteros municipales, entre ellos la vecina Marcela Díaz.  Quienes la conocen y aprecian se preocuparon por su estado de salud cuando se supo que había sido intervenida quirúrgicamente tras sufrir un episodio cardíaco. Tiene colocado un stent. Cuando se le preguntó cómo está en la actualidad, respondió «re bien, tuve una recuperación formidable y unos médicos y especialistas (cardiólogo, endocrinóloga, entre otros) excelentes». Enseguida contó que «me descubrieron una anomalía que tengo de nacimiento. Tengo un corazón muy particular porque tiene una abertura por donde salen tres arterias juntas y se esconden detrás del corazón. Con una cámara (capsula endoscópica) me descubrieron lo que tenía porque tomaba todos los medicamentos  y seguía infartada». «Me pusieron un stent, tardaron dos horas por la particularidad del problema», siguió. “Son unos genios”, ponderó a los profesionales. 

Empleada municipal sufrió un episodio cardíaco y le colocaron un stent

«Bajé todos los cambios, no debo tomar mucho frío ni mucho calor, no puedo hacer fuerzas ni los kilómetros que antes hacía caminando. Igualmente, de a poquito voy haciendo algunas cosas que a mí me gustan. En mi trabajo tengo la ayuda de todos los chicos que no me dejan hacer nada, entonces yo les voy diciendo el paso a paso de la elaboración de los productos», resaltó el compañerismo.

El árbol del corcho: la única plantación de alcornoques de La Pampa está en Winifreda

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.