Estudiantes de Agronomía hacen un censo del arbolado público en Winifreda

Estudiantes de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam) realizan un censo del arbolado «de alineación» o de vereda en Winifreda. Hace unos días avanzaron con esa actividad contemplada en un convenio colaborativo rubricado entre esa unidad académica y la Municipalidad. En el marco de ese acuerdo también harán un análisis de los árboles en situación de riesgo en el vivero municipal «Ernesto Lucero», ubicado al oeste del cruce de rutas 35 y 10. Se trata de una investigación puesta al servicio de la comunidad.  

Censistas

Los censistas que llegaron al pueblo fueron Emanuel Mendía y Mariano San Martín junto a la profesora Mónica Álvarez. Realizaron el relevamiento acompañados por el ingeniero forestal Ramiro Vicente contratado por la comuna. Este medio los vio trabajar en un sector de la zona urbana y allí los entrevistó.

Álvarez comentó que es profesora de Introducción a la Dasonomía, ciencia que estudia el manejo de los bosques tanto nativos como implantados y abarca el arbolado urbano. A su lado estaban los estudiantes de tercer año de Ingeniería Agronómica de la carrera de agronomía. Precisó que en el marco de este convenio colaborativo con el municipio visitan la localidad para realizar el censo de árboles y después continuarán con la definición de análisis de riesgo de caída de plantas en el vivero. «Dasonomía se dicta en quinto año entonces cuando los estudiantes que me acompañan lleguen a la materia ya van a tener determinados conocimientos de los contenidos que damos en el programa de estudio, van a venir con una idea más clara de lo que se trabaja en la asignatura. Está buenísimo», señaló. «Estas actividades permiten a los estudiantes avanzar en sus trabajos finales de graduación, por eso la idea es incorporarlos a este tipo de trabajos de campo», agregó la docente sobre el proyecto.

Forcípula

A partir de la mejora de la situación sanitaria y la eliminación de todo tipo de restricciones de circulación fue que reactivaron las actividades mencionadas, que habían quedado en pausa por la pandemia. Con respecto a las tareas concretas que llevan adelante, Álvarez explicó que relevan la cantidad de árboles en pie, las especies presentes y su estado fitosanitario. «A cada ejemplar se le mide el diámetro, se verifica la especie, observamos el estado de su estructura. Además, relevamos aquellos sitios donde no hay árboles y debería haberlos justamente para proyectar una planificación ordenada del arbolado», detalló.

En sus manos llevaban una herramienta denominada forcípula. Según explicaron es un calibre forestal que se usa para la medición del diámetro de las plantas. «En el vivero nos enfocamos en los árboles muy sobre maduros entonces lo que hacemos es evaluar la estructura de cada uno y el riesgo que tengan de caída total o en partes», indicó.  

«Colaboramos con la sociedad»

También los alumnos universitarios dejaron sus impresiones del trabajo. Emanuel dijo que encontró «un pueblo muy prolijo». Si bien la asignatura que cursa este año «está muy enfocada a la producción agrícola y ganadera» con las nuevas actividades «salís un poco de esa normalidad, te cambia la forma de ver la agronomía, te abre más la mente hacia la rama forestal que está muy poco desarrollada». «Hay muchas plantas que no las conozco y seguramente tendré más conocimiento sobre eso también», apuntó.  

Por su parte, Mariano se mostró «contento porque desde lo académico estamos colaborando desde otro lado con la sociedad. Sirve mucho como experiencia».

«Las jornadas de trabajo continuarán y las iremos coordinando con Ramiro. Hay más estudiantes interesados en venir, estamos organizando distintos grupos», adelantó la docente.

Informe y soluciones

Con todos los datos recolectados entregarán un informe al municipio con sugerencias orientadas a priorizar la forestación de especies que se adapten a esta zona y detallarán acciones para evitar inconvenientes o efectos negativos de caída. El objetivo final es el aumento de la biodiversidad del ecosistema urbano del territorio.

«Este año es muy probable que tengamos datos suficientes como para presentar algún informe que les pueda servir a los estudiantes para su trabajo de tesis como también al municipio para planificar acciones para el año que viene. Ahora estamos tomando una fotografía de la situación actual y en función de eso se tomarán decisiones para hacer más eficientes el uso de los recursos tanto financieros como humanos», cerró Vicente.

FOTO: Estudiantes de Agronomía, la docente de Dasonomía y el ingeniero forestal en plena tarea de relevamiento. 

Winifreda: estudiantes de la Facultad de Agronomía harán relevamiento de árboles y definirán riesgos 

Winifreda: cuadrillas municipales podan árboles y palmeras

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.