Colonia Barón: el viceintendente recuperó una «Zorrita» y volvió la magia del tren

Una verdadera fiesta se vivió el viernes en Colonia Barón, en los terrenos del ferrocarril. Familias disfrutaron por primera vez de paseos en una «Zorrita» decorada con símbolos patrios. Este vehículo ferroviario fue reacondicionado completamente por el viceintendente municipal Jesús Saavedra. Entre otras mejoras le instaló un motor y un sonido que recrea el silbato del tren. A su vez, recuperó 600 metros de rieles para que pueda desplazarse ya que su trocha cabe en las vías. Estuvo trabajando casi un año y se llevó todos los aplausos y las felicitaciones del pueblo. El funcionario se puso manos a la obra porque la Municipalidad lleva adelante un proyecto denominado «Recuperación del Patrimonio Ferroviario de la Estación Colonia Barón». 

Patrimonio Ferroviario 

Saavedra recordó que «la zorrita estaba todo desarmada al costado de un galpón del ferrocarril. Un día me acerqué y decidí restaurarla. Le coloqué el piso nuevo de madera y tres asientos reforzados del mismo material con una baranda. Quedó un espacio de 2 metros de largo por 1,90 metros de ancho».

El siguiente paso fue llevarla hasta un taller mecánico donde le soldaron fierros y le adaptaron el motor. «Conseguí un motorcito desarmado de 110 HP de un cuatriciclo, un especialista en motos me lo rectificó y se lo instalamos», señaló Saavedra. Una vez que la «zorra» quedó en perfectas condiciones mecánicas, el municipio procedió a la limpieza de 600 metros de rieles. «Estaban tapados con tierra por el paso del tiempo, tuvimos que dejarlos al aire libre para que pueda circular fierro contra fierro caso contrario era imposible», indicó. «Fui trabajando despacio en mis tiempos libres por eso me llevó casi un año dejarla en óptimas condiciones», acotó.  

Saavedra hizo el viaje inaugural en la «Zorrita» recuperada. Estaba decorada con símbolos patrios. 

Magia y fiesta

Enterado que el Ayelen municipal iba a celebrar el Día de la Familia, Saavedra les ofreció a las docentes del mencionado programa social que los niños y las niñas con sus respectivos familiares realizaran paseos en la «zorrita» y de esa manera dejarla inaugurada. Hubo acuerdo unánime. Las infancias esperaban ansiosas ese momento.

El viernes, las familias se acercaron a los terrenos del ferrocarril. Allí Saavedra hizo el viaje inaugural solo en un tramo de 600 metros de ida y 600 metros de vuelta. Sentados en reposeras y parados los pobladores observaron el desplazamiento del vehículo, que lucía decorado con una bandera y una escarapela argentina. «La zorra tiene primera y marcha atrás y tarda 12 minutos en completar el recorrido», apuntó Saavedra.

Señaló que «la preparé para una capacidad de 15 personas pero viajaron 23 y anduvo perfecta. Su marcha es a paso de hombre y voy regulando el motor». Además, iba tocando bocina que está conectada a una garrafa con aire. «Hicimos cinco viajes y fue una emoción total. Niños, madres, padres, hermanos, abuelos, todos disfrutaron el recorrido», dijo emocionado. De esta forma, revivieron las vías del tren.

Saavedra reveló que «me llaman por teléfono vecinos que no estuvieron el viernes diciéndome que quieren viajar en la zorrita. También recibí felicitaciones de otros pueblos extendidas a la intendenta Sonia Luengo».

Cabe mencionar que el nombre original de la «zorra de vías» o «zorra de rieles» es dresina, un vehículo ferroviario ligero, conducido por personal propio del servicio, equipado para transportar el personal y material necesario para la conservación de las instalaciones ferroviarias.

Un vagón para dos glorias del deporte 

Mediante el proyecto «Recuperación del Patrimonio Ferroviario» el municipio baronense restauró el año pasado uno de los vagones abandonados en los terrenos del ferrocarril. Se trata de un vagón dormitorio que era utilizado por los operarios afectados al mantenimiento de las líneas férreas. Este se encuentra estacionado sobre rieles. Mide 16 metros de largo, 2,5 metros de ancho y 2,40 metros de alto. Tiene cuatro compartimientos. Toda su estructura es de madera de pinotea, al igual que sus pisos. Los escalones de acceso al vagón son durmientes de quebracho (soportes para rieles en vías férreas), que también fueron recuperados por la comuna. A los costados fueron colocadas dos vistosas lámparas pertenecientes al salón de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos de Colonia Barón inaugurado en 1929. Las luminarias funcionan porque se realizó la instalación eléctrica.

Sus instalaciones son utilizadas para exhibir la muestra «Pasión y emoción: Dante y el Vasco, dos glorias baronenses». Las cuatro habitaciones conservan distintos objetos (trofeos, cuadros, indumentaria deportiva) de Dante Gariglio y  Juan José Bongiovanni.

El primero, fue un excelente piloto de speedway que ganó innumerables carreras a nivel local y nacional. Falleció el 23 de abril de 2002.

El segundo, fue uno de los pilotos de automovilismo más brillantes que dio La Pampa en los últimos 30 años. Desde 1976 al 2003 corrió sin parar logrando resonantes éxitos que quedarán por siempre en la memoria de los simpatizantes de este deporte.  

FOTO: El viceintendente Jesús Saavedra estuvo a cargo del reacondicionamiento de la “Zorrita” y de los paseos que realizaron las familias.

En vagón recuperado se exhibirá la muestra “Dante y el Vasco, dos glorias baronenses”

«Un día muy especial» en Colonia Barón: festejos por el 106º aniversario

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.