La historia de María Gruber viuda de Guinter, una madre de Winifreda

En la semana previa al Día de la Madre, La Asociación Descendientes de Alemanes en La Pampa nos acerca la historia de vida de una descendiente de la colectividad que vive en la provincia y que este año ha sido reconocida por esta asociación. Se trata de María Gruber vda. de Guinter, de Winifreda. Tiene 96 años

Doña María nació en Santa Rosa el 26 de junio de 1926 y sus padres fueron Pedro Gruber y Ana Happel. Creció en la zona rural y fue a la escuela del campo que le decían Escuela de Presello, cerca de Conhello. La vecina recordó que «como no teníamos juguetes juntábamos huesos de animales muertos y les hacíamos la ropita con restos de telas».

María tiene 8 hijos, 17 nietos, 19 bisnietos y 1 tataranieto. 

Además, comentó que junto a sus hermanas ayudaba en muchas tareas como juntar maíz, cortar chauchas para los cerdos, pintar las paredes que eran de adobe (masa de barro) con ovillos de lana de varios colores. Las comidas eran la mayoría hechas con masa, algunas de relleno con carne picada o ricota. Se desayunaba con panceta frita, huevo frito, café con leche, manteca, crema y pan casero. María tomó la comunión en una Iglesia que había en Bajo de Las Palomas, con el Parroco Juan Doll.

En ocasión de celebrar sus Bodas de Oro: Doña María y Don Antonio junto a toda la familia. 

«La casa donde vivíamos era de adobe con piso de tierra que le pasábamos bosta de vaca mojada para que sea firme. Había toda clase de animales y también domésticos como gallinas, patos, pavos, gansos, gallaretas, corral con cerdos. Íbamos a los bailes en zonas rurales, ahí conocí a mi marido que también era alemán. No teníamos auto, usábamos una chata rusa tirada por caballos», siguió con sus recuerdos.   

Junto a su esposo Antonio Guinter.

Se casó el 15 de agosto de 1946 con apenas 20 años. Su esposo, Antonio Guinter, tenía 26 años. Tuvieron 8 hijos. Hoy se suman a la familia 17 nietos, 19 bisnietos y 1 tataranieto. «Mis hijos viven en Winifreda: Mabel, Jorge y Raúl. Celia en Colonia Barón. En el campo viven Nélida en Lote XX, Alicia en La Delfina, Daniel en Inés y Carlota y José Luis en El Destino», detalló. «Desde hace unos cuantos años vivo a media cuadra de la plaza de Winifreda en la casa que construimos junto a mi marido, quien falleció en 2001. Ahora tengo dos señoras que me acompañan: María de día y Silvia a la noche. Los fines de semana vienen mis hijos y disfrutamos en familia”, finalizó llena de alegría.

FOTO: María Gruber acompañada de sus hijos en su hogar de Winifreda. 

Winifreda: cálido y divertido homenaje a tres vecinas descendientes de alemanes

 

 

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.