Veterinarios de Winifreda y Castex atendieron a más de 1.000 vacunos

Los veterinarios Mario Corredera de Winifreda y Leandro Torres de Eduardo Castex realizaron, a la hacienda de un productor ganadero de la localidad de Trenel, trabajos de detección de preñez mediante ecografías y sangrados para diagnósticos de brucelosis. Los profesionales con sus colaboradores atendieron más de 1.000 vacas y vaquillonas en dos intensas jornadas laborales.

Estas actividades están incluidas dentro del plan sanitario de cada establecimiento rural y contribuyen al bienestar animal.

Trabajo en equipo

Al respecto, Mario Corredera, contó que «con Leandro somos colegas, nos conocemos desde hace mucho tiempo, estudiamos y egresamos juntos. Aparte de la amistad que nos une, cuando tenemos trabajos importantes como estos, con mucha cantidad de animales, los hacemos en conjunto». Corredera se trasladó con un moderno ecógrafo que permite detectar preñez a partir de los 33 días de gestación. Viajó acompañado por dos personas. «Cuando llegamos a Trenel con Leandro y los demás muchachos estaba el dueño de los animales, Gerardo Peinado, con sus empleados esperándonos y la hacienda ya estaba encerrada en corrales. En total éramos nueve personas trabajando». A su vez, Corredera destacó la organización del grupo. «Todos sabían lo que tenían que hacer. Uno estaba en el cepo, otro alcanzaba los tubos, otro numeraba las vacas y vaquillonas con una tiza de grasa de distintos colores a la altura del costillar para que sea más fácil identificarlas», detalló. «A la mañana trabajamos con un lote de 311 vaquillonas. Al mediodía compartimos un rico almuerzo, nos atendieron muy bien con un asado. Después, continuamos con 330 vacas. Terminamos bien cansados cerca de las 17:30», señaló.

Alto porcentaje de preñez

Consultado sobre la importancia de los servicios que brindaron, Corredera explicó que «el ecógrafo que utilizamos te permite diagnosticar preñez a partir de los 33 días de gestación cuando con tacto manual lo podes hacer a partir de los 60 días. Este instrumento tiene mayor precisión. El traductor se introduce con un bastón en el recto del animal y el que está haciendo la ecografía se pone unos anteojos con pantalla donde ve si la vaca está preñada o no. Realmente agiliza mucho el trabajo». También, reveló que el porcentaje de preñez fue «muy alto, alcanzó el 94 por ciento en vaquillonas y el 90 por ciento en vacas. Hasta el productor se sorprendió».

Se le preguntó si la taza de preñez obedecía a los buenos reproductores. Respondió que «si, pero fundamentalmente a un buen año de lluvia. Porque cuando llueve hay pasto, la vaca come y entra en celo que es lo más importante. Es muy bueno contar con un buen porcentaje de toros aptos para el servicio, pero lo más importante es que la vaca coma bien».

«Ningún accidente»

Ante una consulta puntual, el veterinario señaló que para el diagnóstico de brucelosis se realiza extracción de sangre de una arteria que se encuentra debajo de la cola del vacuno. «Uso una jeringa de 3 centímetros con una aguja similar a la utilizada para vacunar contra la aftosa, se hace una punción y se extrae entre 1 y 3 centímetros de sangre. El instrumental se desinfecta con agua y alcohol entre vaca y vaca y se vuelve a utilizar. La sangre se deposita en tubos numerados y el veterinario particular del campo los lleva a un laboratorio para que sea analizada». Supo que las muestras dieron resultado negativo a brucelosis.

Días después, los veterinarios regresaron a la misma estancia donde realizaron ecografías y sangrados a 450 vacas más. Los resultados obtenidos fueron similares. Corredera aseguró que en ambas jornadas «se trabajó muy bien, no tuvimos ningún tipo de accidente». 

«Conformes» con ecógrafo  

Los veterinarios utilizaron un ecógrafo que tiene un año de uso. «Lo compramos en sociedad con mi colega de Castex. Es un artefacto cotizado en dólares e importado. La verdad que nos da un resultado más que satisfactorio. Nos cambió la manera de trabajar». «Nuestra profesión requiere mucha actividad física y a lo largo del tiempo empiezan las lesiones en codos, muñecas, dedos, hombros, manos. Este aparato nos cuida el físico porque evita que se produzcan muchas de esas lesiones. Estamos muy conformes con esta incorporación», sostuvo Corredera. 

FOTO: Mario Corredera y el resto del equipo que trabajó con la hacienda. 

¿Fantasmas en un campo de Winifreda?

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.