Daniel Altamirano pasó por Winifreda: «Más confianza entre los argentinos y no ser deshonestos»

El legendario cantante, autor y compositor Daniel Altamirano actuó hace unos días en la parrilla Argentinísima de Winifreda y luego descansó en la casa de su amigo Ignacio “Nacho” Martín. El talentoso artista folclórico oriundo de la provincia de Mendoza estaba acompañado de su hijo Gabriel a cargo del sonido en sus presentaciones y del guitarrista Javier Robledo.

«No soy una figura conocida mundialmente, pero sí reconocida y querida a nivel nacional», expresó el creador de grandes éxitos. Habló de su presente y de la actualidad del país. «Tenemos que tener más confianza entre los argentinos y no ser deshonestos», pidió.

«La Pampa es maravillosa»

Con la gentileza que lo caracteriza atendió a la prensa local. En diálogo con este portal, Altamirano, creador de grandes éxitos musicales, manifestó sentirse «feliz de estar nuevamente con la gente de La Pampa que es maravillosa. Siempre me brindan sus aplausos, me demuestran su cariño y tienen la bondad de escucharme y recordarme».

Consultado sobre su trayectoria artística, Altamirano señaló que lleva «53 años de carrera, desde 1969 cuando conformamos (con mis hermanos) Los Altamirano» y ese mismo año fueron ganadores del premio “Revelación” en el Festival Nacional de Folclore en Cosquín. Posteriormente, formó el grupo “Los de Siempre” y en 1978 inició su carrera como solista. «Siempre con la guitarra en alto. A los Altamirano y a Los de Siempre jamás los dejé, los llevó en mi corazón, estuve participando con ellos en sus grabaciones y ayudándolos. Con toda la gente que he trabajado me gusta ser amigo y con mis hermanos tenemos una relación afectuosa», reconoció.

Además, se le pidió que haga un balance de su carrera. «He tenido altibajos, pero en su mayoría ha sido muy buena.  He grabado y vendido muchos discos, las canciones que compuse fueron aceptadas por la gente, he hecho muchas presentaciones en teatro, televisión y en películas. No soy una figura conocida mundialmente, pero sí reconocida y querida a nivel nacional».

Sobre su presente, contó que «he dejado de participar en festivales porque no me hace bien tomar frío o esperar tanto tiempo para actuar». No obstante a sus 77 años continúa presentándose en lugares cerrados. Por eso cuando se le preguntó qué lo mantiene activo, respondió: «Las actuaciones y sociabilizar con la gente. La música y las canciones nos convocan y reúnen. Al público le digo que vengo a cantar lo que ansían escuchar, a traer las canciones y los relatos de cómo nacieron esas composiciones». De esta manera «como cantante voy atendiendo las necesidades espirituales del país».

Canciones emblemáticas

Asimismo, consideró que «uno también participa con las canciones en política, puede dejar su opinión en cada una de las interpretaciones». En este sentido, indicó que las canciones que más han influido en el público son “La Oma”, “El viaje de Maradona y “Dios a la Una”. Esta última «a veces se la toma como una canción religiosa y no lo es. Hace un par de años que vengo aclarando esa cuestión porque no quiero que se confunda a la gente de que forma parte de la religión cristiana. Simplemente formula las preguntas que nos hacemos todos los humanos: Dónde está Dios, si lo pudiera conocer qué le preguntaría». Altamirano la compuso en 1973 y todavía está presente en su repertorio y en la memoria colectiva. «No puedo terminar mi show sin cantar Dios a la Una. Siempre la dejo para lo último», acotó.

Nuevo álbum

Durante la pandemia extrema, Altamirano estuvo abocado a la lectura y tuvo una especie de resurgir artístico que le propuso el confinamiento ya que trabajó en su nuevo álbum. «Tengo una habitación grande llena de libros que no había leído. Me leí esos libros y escuché casetes de colecciones musicales. Todo eso me sirvió para enriquecer mis composiciones y programar un disco nuevo en el que estoy trabajando con mi hijo, que es mi manager y consejero en cuanto a los temas y demás», reveló. Seguirá con el mismo género. «Jamás dejaré el folclore, nací en un grupo folclórico, si bien hago canciones melódicas nunca me alejó del folclore», se sinceró. 

«Un país hermoso»

También, se lo consultó sobre la actualidad del país. No rehuyó el tema. «Es un país hermoso que tiene sus problemas, pero hoy todos los países del mundo tienen problemas debido a un montón de cuestiones que no se pueden cambiar de un día para el otro porque somos millones de personas que vivimos y opinamos distinto y queremos vivir de una forma u otra, entonces es muy difícil para un presidente gobernar en estas condiciones». En este contexto «pienso que los gobernantes deben aprender a escuchar a la gente, a veces no lo hacen y cometen equivocaciones». Pidió «tener más confianza entre los argentinos y no ser deshonestos al momento de expresarnos y actuar, siempre hacerlo con la mejor intención posible». Cerró enviando «el abrazo de siempre a la gente pampeana».

«La amistad, un tesoro»

La charla con Daniel Altamirano fue propuesta por Ignacio “Nacho” Martín, amigo del cantautor mendocino. Martín conduce programas folclóricos por FM Compacto de Winifreda, una cadena de radios pampeana y Radio Horacio Guarany de Buenos Aires. Altamirano habló sobre su amistad con “Nacho”. «Un día se comunicó conmigo por teléfono para entrevistarme y quedamos en encontrarnos en Ingeniero Luiggi (La Pampa). Ya tenemos más de diez años de amistad». «Es una persona muy amable y respetuosa al igual que su señora Miriam y toda su familia», valoró. «Este es el tesoro que vale la pena tener y llevárselo con uno cuando se muera». Con estos términos ponderó su relación afectiva con la familia winifredense.

FOTO: Daniel Altamirano durante su presentación en Winifreda.

VIDEO: Una de sus emblemáticas canciones. 

Winifreda: «Dipi» Carabajal trajo sus nuevas chacareras y su mensaje de unidad

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.