Rodolfo Ranni, 84 años y sigue de gira: «Tengo muchos pasados por vivir»

Con 84 años de vida y una extensa trayectoria en cine, televisión y teatro, Rodolfo Ranni recorre el país con la obra teatral Divino Divorcio que protagoniza junto a la actriz Yesica Schultz. Ambos artistas actuaron hace unos días sobre el escenario del Club Winifreda ante un buen marco de público. Esta propuesta llegó a la localidad a través del área municipal de Cultura.

«Sarcástica e irónica»

«Es una comedia de Alfredo Allende muy sarcástica e irónica. Cuenta la historia de un matrimonio que tiene unos cuantos años de convivencia y tiene la fantasía de hacer una fiesta de divorcio, como si fuese una fiesta de matrimonio pero al revés», reseñó el «Tano» Ranni en diálogo con INFOWINI. La charla transcurrió en el hotel Ambientes de la Patagonia. «El año pasado cuando debutamos con esta obra en Carlos Paz recorrimos casi toda la provincia de Córdoba y gran parte del país. La gente nos recibía muy entusiasmada, en muchos lugares teníamos que hacer dos funciones porque el protocolo de cantidad de espectadores era del 50 por ciento. Ahora estamos en La Pampa, después nos vamos una semanita a Buenos Aires y unos 15 días al norte. Luego bajaremos por algunas localidades de Córdoba y después seguiremos en la huella», detalló su gira.  

«Se codean»

Se le consultó por qué decidió actuar esta obra, el emblemático actor argentino respondió «me manejo mucho por intuición. Tuve la fortuna de que Alfredo, el autor, me diera libertad para adaptar muchas cosas, siempre con mucho respecto. Y cada noche siempre aparece algo nuevo: una pausa, un gesto, un tono. Estoy muy agradecido con el texto». Enseguida aclaró que «todos tenemos historias personales, pero el guion de esta obra no tiene nada que ver conmigo caso contrario no le encuentro placer a la actuación. La gente en la sala se identifica con los diálogos, uno mira que las parejas se codean y seguro que se dicen ´eso me lo dijiste el otro día´».

Se le preguntó si en la vida real existen las fiestas de divorcio. Sobre esto contestó: «Como dice mi personaje ´quién lo sa…´, pero se me ocurre que eso ya debe estar pasando en algún lado y en algún momento se va a poner de moda festejar el divorcio e invitar a los amigos a la fiesta».

Sobre cómo le resulta trabajar con su compañera Yesica Schultz, el reconocido actor dijo que «empecé haciendo la comedia con Viviana Saccone con quien estuvimos un año juntos, después se sumó a las funciones Eda Bustamante y más tarde Yesica, que realmente esta magnífica. Cada día está mejor, eso es muy importante en el teatro».  

«El futuro no existe»

Era inevitable preguntarle de dónde saca tanto ímpetu para aguantar recorridos tan largos. Al respecto, Ranni respondió: «Primero, el teatro es sanador; segundo, uno tiene que mirar siempre para adelante. El otro día leía una frase que decía ´cumplir años es obligatorio, envejecer es opcional´, y yo no opto por envejecer. Además, tengo una teoría de que el futuro no existe, lo que existe es el pasado por lo tanto tengo muchos pasados por vivir. Aparte, los actores de verdad dejan de actuar cuando se mueren y yo tengo vida para rato».  

El Marginal

Cabe destacar que en la cuarta temporada de la exitosa serie El Marginal, Ranni se puso en la piel de Benito Galván, director del establecimiento penitenciario federal conocido como Puente Viejo. «Fue extraordinaria hacerla y estoy muy agradecido con los productores por haberme convocado. Fue una experiencia magnifica», enfatizó. En la misma línea, agregó que «era un programa que no veía porque estaba siempre de gira. Además, fue filmada en plena pandemia y yo grababa miércoles, jueves o viernes. Las filmaciones tenían lugar en una vieja fábrica del barrio de Boedo que se reacondicionó como cárcel». «Muchos compañeros sufrieron Covid, hacía muchísimo frío, era bastante despoblado todo. Fue duro, pero bastante placentero artísticamente», resumió.

«Un vecino más»

Su relación con las distintas audiencias fue tema de conversación. Desde su punto de vista «no existe la especialización en mi trabajo, yo no creo eso de actor cómico, de comedia, dramático, romántico, de telenovela. Un actor debe hacer de todo. Por eso el público está acostumbrado a verme en dos o tres proyectos distintos al mismo tiempo. Hice una comedia de Hugo Sofovich y Zona de Riesgo, El Marginal y estaba de gira con Divino Divorcio». «La gente me quiere porque me considera de la familia. Una vez con (Ricardo) Darín hablábamos sobre qué es ser famoso porque famoso también es el tipo que mata en la esquina. Entonces uno siente que la gente me conoce cuando voy por la calle y me saludan con un ´chau Tano´, ´cómo anda´. Soy un vecino más, así actuó yo. No porque sea actor soy de la estratosfera», finalizó. 

FOTO: Rodolfo Ranni con el cronista de INFOWI. 

«Gato» Peters en Winifreda: «Fui 30 años docente en escuelas agrarias»

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.