Abel, el único cerrajero de Winifreda

Desde hace 40 años es un profesional experto en reparación y colocación de cerraduras y candados de todo tipo

El winifredense Abel Pacheco se desempeña como cerrajero desde hace 40 años. Es el único vecino dedicado a este oficio, el cual lo aprendió en su casa recibiendo los cursos por correo. Hace tres años accedió a su jubilación después de trabajar durante 39 años como portero de la Escuela primaria 104.

 

Abel rememoró que «en 1980 ingresé a trabajar como portero en la Escuela 104. El sueldo no me alcanzaba para mantener a mi familia. Ya estaba casado y tenía un hijo. Si quería progresar necesitaba otra salida laboral». 

«Buscando en las revistas de la época encontré la publicidad de dos escuelas de cerrajería, mandé la solicitud de ingreso a ambas y al final me inscribí en una de ellas». Describió el sistema de estudio de aquellos años. «Pagabas la cuota y te mandaban los manuales junto con un cuestionario de preguntas. Las respondías y las enviabas por correspondencia. Si aprobabas te mandaban el siguiente manual y así sucesivamente». «Mientras estudiaba iba realizando algunos trabajos en mi casa y en domicilios particulares. No los cobraba porque eran parte de mis prácticas», agregó. 

En una pared del garaje de su vivienda conserva enmarcados dos diplomas que le entregó la Escuela Moderna de Cerrajería Integral que funcionaba en Buenos Aires por haber terminado satisfactoriamente el curso de Cerrajero Integral. El primero está fechado 30 de septiembre de 1982 y el segundo 5 de diciembre de 1983 cuando finalizó una especialidad del rubro que incluía soldaduras de cerraduras. Una vez recibido, adquirió sus primeras herramientas de trabajo que las llevaba en un cajoncito de madera fabricado por él. Tiempo después compró en Buenos Aires dos duplicadoras de llaves usadas, una de doble paleta, por intermedio de Daniel Urrebillaga, hijo de Enriqueta Baldivieso, recordada profesora de piano de la localidad.  Más adelante cambió esas duplicadoras por otras más modernas que aún conserva.

Servicios 

Actualmente, tiene en stock unas 2.000 matrices para la elaboración de llaves de distintos modelos de cerraduras. Los servicios que ofrece son reparación, mantenimiento e instalación completa de todo tipo de cerraduras, candados y cilindros de puertas de viviendas y muebles. Además, realiza copias de llaves existentes y fabrica llaves cuando éstas se han perdido. «He abierto varias cajas fuertes porque a sus dueños se les quedó trabada la llave o la perdieron», confió. 

Durante la pandemia extrema del año 2020 pudo trabajar porque la cerrajería fue considerada «una actividad esencial». Sus servicios profesionales son requeridos diariamente en hogares e instituciones de la zona urbana como en viviendas rurales aunque también lo han convocado desde Mauricio Mayer y Santa Rosa. Es consciente que en cada trabajo que realiza aporta seguridad a los inmuebles. Siempre se ha destacado por ser una persona muy amable en el trato y puntual.

A su vez, precisó que no se especializó en cerraduras de autos porque hoy son todas electrónicas y necesitaba comprar una máquina muy cara en dólares. «No iba a recuperar la inversión», dijo. 

Actualidad 

Durante cuatro décadas ejercicio el oficio de cerrajero en horas de la tarde porque de lunes a viernes trabajaba como portero en la Escuela 104. Allí estuvo durante 39 años. Hoy tiene 69 años y comparte sus días con su esposa Elba Ponce. Sus hijos Julio Cesar y Daniel Oscar viven en Toay. La cerrajería es su única actividad laboral. 

Servicio militar 

Acaban de cumplirse 40 años de la Guerra de Malvinas. Pacheco comentó que hizo el servicio militar en 1973 cuando tenía 20 años. Su destino fue la Base Naval de Puerto Belgrano en Punta Alta. Durante un año prestó servicios en la Armada Argentina más precisamente en el Portaaviones ARA 25 de Mayo que tenía 214 metros de eslora. Pacheco cumplió tareas sobre su cubierta de vuelo donde aterrizaban y despegaban los aviones A4 que en 1982 participaron en el conflicto bélico contra los ingleses.

FOTOS: Abel Pacheco en su taller donde repara cerraduras y fabrica llaves.

Especial 107º aniversario de Winifreda. Diario LA ARENA/INFOWINI. 

María Blatner, una mujer que sabe arreglar el tiempo

 

  

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.