Marisa Rouco, la peluquera winifredense de la reina nacional del Trigo y el Pan

La flamante reina nacional del Trigo y el Pan, Camila Silveti, durante la tradicional celebración realizada en Eduardo Castex, lució dos cambios de looks en su cabello, que fue manipulado, indudablemente, por manos expertas. La persona que le hizo los peinados fue la peluquera Marisa Rouco, nativa de Winifreda y radicada en la ciudad castense.

Su clienta confió en su profesionalidad porque ya la había preparado para otro evento del cual fue ganadora.

«Sos mi cábala»

En su salón, Marisa atendió a la reina saliente, a otra postulante de Castex y a Camila Silveti de Monte Nievas, quien posteriormente fue elegida nueva soberana. «Según me manifestó, me elige porque soy su cábala. Yo la atendí cuando salió reina del Estudiante hace varios años. De cualquier manera Cami es muy bonita y preparada. Está estudiando en Buenos Aires la carrera de Comercio Internacional, le falta muy poco para recibirse, y también estudió modelaje», comentó sobre la joven de 25 años.

Peinados

Con respecto a los peinados que le hizo, Marisa afirmó que su clienta «es muy clásica y sencilla» y ambos looks se adaptaron a la vestimenta que lucía al momento del desfile. «Primero desfiló con ropa sport, tenía puesta una pollera corta y un top negro, entonces la preparé con el pelo lacio. A la noche estaba radiante con un vestido dorado largo entonces le hice un peinado con ondas flojas, es decir su pelo suelto con una onditas. Me llevó unos 20 minutos prepararla porque tiene el cabello muy largo, hasta la cintura. Aparte tenía que trabajar rápido porque no tenía mucho tiempo desde el último peinado al desfile central», indicó. «Siempre utilizo productos de calidad, que es lo principal. Y ahora incorporé unos brillitos luminosos que vienen en plateado y dorado que le dan un toque de distinción al cabello femenino», acotó.

«Confían en mí»

Cuando Camila fue elegida reina triguera «sentí una alegría enorme y mucha satisfacción porque es una chica muy agradable, sencilla y piola». Aclaró que en su local «atiendo a todas por igual porque hacer peinados me fascina, es lo que más me gusta, le pongo mucho amor a mi trabajo y quiero que ganen todas las chicas». Y se alegró de que ellas «confían en mí». «Cuando llegan a la peluquería están nerviosas, entonces charlamos, trato de relajarlas diciéndoles que disfruten del día y del momento», comentó sobre el trato que les dispensa a las postulantes. Consultada sobre si el costo del peinado lo abonan las jóvenes o es solventado por el club, la profesional respondió que «eso depende, a veces lo pagan las chicas otras veces el club de la localidad a la que representan».

Hija de Margarita y Antonio

Marisa hace 28 años que tiene su emprendimiento comercial en Castex donde vive con su familia. Reveló que atiende a postulantes a reina del trigo y clientas en general «desde que arranqué con la peluquería». «No me puedo quejar, trabajo muy bien por suerte», finalizó la winifredense.

Marisa es hija de Margarita Pitz y Antonio Rouco, recordado vecino de Winifreda que durante muchos años fue concesionario de la cantina del Club Social y luego propietario de Bar el 31.

FOTO: Marisa Rouco, peluquera. En su salón demuestra todo su profesionalismo. 

Griselda y Sonia, las vecinas de Winifreda que atendieron a Claribel Medina

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.