Griselda y Sonia, las vecinas de Winifreda que atendieron a Claribel Medina

Griselda Gross y Sonia Battaglia vivieron una experiencia que jamás olvidarán: brindaron sus servicios a la actriz Claribel Medina, quien el sábado estuvo por primera vez en Winifreda junto al actor Fabián Gianola. La masajista le hizo un masaje descontracturante y relajante y la peluquera un lavado y un braying sencillo.

Los comediantes llegaron al pueblo después del mediodía con su equipo de colaboradores y se hospedaron en el hotel Ambientes de la Patagonia, propiedad de la Cooperativa Eléctrica (CEW). Venían de una gira por Macachín y Santa Rosa. Ni bien llegaron se fueron a descansar a sus respectivas habitaciones porque a la noche los esperaba una nueva función.

Cerca de las 16, Griselda Gross recibió un llamado telefónico de Natalia Benítez, empleada del hotel, quien la consultó sobre si estaba dispuesta a hacerle masajes a Claribel Medina. «Me sorprendió y me alegré a la vez porque una siempre tiene ganas de conocer a algún famoso y esta vez se dio», expresó. «Como hago atención a domicilios me fui al hotel con mi camilla y todos mis insumos. Al final atendí a los dos: primero a Claribel y después a Fabián», agregó. 

 Griselda Gross le hizo una masaje descontracturante y relajante a Claribel Medina 

Fue consultada sobre la técnica de masaje que le aplicó a la actriz. Al respecto, contestó que primero le hizo un descontracturante y finalizó con un relajante. «Tenía unos dolores de espalda entonces la ayudamos a sentirse bien», dijo satisfecha. La sesión duró una hora. En ese lapso «hablamos un poquito al principio y al final, durante el masaje trato de no hablar para que el paciente pueda relajarse. A Fabián le hice el mismo masaje pero con él hablamos menos».

«Le gustó mucho el pueblo»

La famosa le contó que «estaba muy contenta, le gustó mucho el pueblo, había salido a caminar a la hora de la siesta y se cruzó con unos niños». «Los dos fueron muy agradables y amables», aseguró. «Creo que quedaron conformes con el masaje. Como experiencia me sirve, ahora espero tener más trabajo”, anheló la vecina. A su gabinete lo bautizó «Ralajartte» y lo tiene instalado en su vivienda ubicada al oeste del pueblo.

«Buenísimo que haya venido»

Por otro lado, Sonia Battaglia contó que la llamaron por teléfono del hotel a las 13 para preguntarle si podía atenderla a Claribel. Ella contestó que estaba trabajando y el turno que tenía disponible era el de las 19:30. Enseguida preguntó qué servicio requería la actriz. Le respondieron un lavado y un braying sencillo.

A la hora pactada, Claribel ingresó a la peluquería acompañada de Silvia Muller, empleada del hotel. Sonia le dijo: «Es un honor para mí atenderte» y la famosa respondió: «Todo lo contrario, gracias por recibirme». La definió a Claribel como «amorosa, sencilla y con mucho carisma».

Sonia Battaglia tuvo sentada en el sillón de su peluquería a Claribel Medina. Le hizo un lavado y un braying sencillo.  

Mientras sus manos se posaban sobre el cabello de la actriz «empezamos a charlar y era una clienta más. El tema número fue cómo vivimos la pandemia. Además, me decía que le encantó Winifreda. Que había llegado después del mediodía, le gustó el hotel y hasta ese momento se había sentido muy bien atendida. Me preguntó cuántos habitantes éramos y cuando le dije la cantidad se sorprendió porque ella creía que éramos más». «Somos pocos pero buenos», le manifestó Battaglia generando risas entre ambas. Fue una hora que jamás olvidará. «Trabajé relajada. Y su presencia es linda para el pueblo, está buenísimo que haya venido», fue la evaluación de la estilista.

 Claribel Medina en una calle de Winifreda, antes de la función, fotografiándose con niños. 

Aplaudidos de pie 

Medina salió de la peluquería cerca de las 20:30 y se fue caminando hasta la sede del Club Social. Ese trayecto de dos cuadras lo recorrió acompañada de este cronista. Sobre la esquina de Rivadavia y 9 de Julio una madre iba caminando con sus hijas por la vereda, detuvo su marcha y le pidió una foto a la actriz, quien posó enseguida siempre sonriente. Cuando llegó al club la estaba esperando Fabián. Se fueron a los camarines y después de las 21 brillaron arriba del escenario con la obra teatral «Relaciones Peligrosas». La sala estaba colmada y el público los aplaudió de pie.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.