Doce terrenos abandonados son un dolor de cabeza para vecinas

Los terrenos baldíos abandonados en Winifreda son el foco de proliferación de mosquitos y otras alimañas que ponen en riesgo la salud ambiental y la de los habitantes del pueblo. Las insistentes campañas de concientización para prevenir enfermedades como el dengue y para que los vecinos limpien sus propiedades, encuentran a muchos dueños (de esos predios) indiferentes, no les importa cumplir con su obligación y mucho menos dimensionar el perjuicio que provocan, demostrando un absoluto desconocimiento de convivencia y de deber ciudadano.

En los últimos días, desde la Municipalidad se ha solicitado una vez más a los titulares de terrenos llenos de matorrales «mantenerlos con el pasto corto, especialmente en los meses de verano». Sin embargo, vecinas revelaron que han hablado con algunos dueños de esos espacios, les han implorado que los limpien y todo sigue igual con el agravante de que algunos terrenos lindan con sus viviendas o están enfrente de ellas. Ante esta situación han reclamado públicamente a la gestión de gobierno comunal que dé firmes muestras de mando y tome cartas en el asunto para resolver esta problemática que viene de arrastre. Además, realizaron una especie de censo que les arrojó como resultado la existencia de -como mínimo- doce terrenos abandonados dentro de la zona urbana más poblada, sin contar los existentes en los loteos.

Dolor de cabeza

Como informó este medio, la vecina Elsa Araujo le envió el año pasado una carta al presidente del Concejo Deliberante en la que le expuso que una vivienda fue derribada y los escombros quedaron contra la pared de su casa y esparcidos en el terreno que linda con su propiedad. Un pozo ciego sin amurar y malezas que son un refugio propicio para la proliferación de insectos completan el desagradable panorama del predio, ubicado en Esteban Larco y Calderón. Como contribuyente, la mujer exigió que la comuna intime a los propietarios del lugar a que lo limpien. «Pago mis impuestos y exijo una solución», exclamó.

Los reclamos continuaron en las redes sociales de la comuna. «Los terrenos tienen que permanecer limpios todo el año y sus dueños deben hacerse responsables», publicó Graciela. «Tengo uno al lado de mi casa y hace tres años que no se cortan los yuyos. Varios más están iguales en la cuadra donde vivo. Fui varias veces a decirles a sus dueños que los limpien y nunca lo hicieron. Si hacen oídos sordos vamos a reclamar a la municipalidad, otra no nos queda», expuso su problemática e indicó que ya formuló el reclamo ante los capataces. Este portal pudo saber que su marido cada tanto ingresa al terreno lindero con una cortadora y limpia los dos metros que lo separan de su vivienda.

Un terreno lleno de malezas en medio de viviendas.

Por su parte, Alicia posteó que al lado de su vivienda ubicada en calle Urquiza hay un terreno propiedad del Club Social. «Vivimos rodeados todo el año de mugre, de yuyos y así está en pleno verano. Hasta la humedad se ha pasado a mi casa», exteriorizó y se preguntó «¿A quién le corresponde limpiarlo?». Recibió una respuesta virtual de la intendenta Adriana García. «Al club, que es el dueño», escribió la jefa comunal. Y Alicia le contestó: «Sí, pero no lo limpian. Está a una cuadra de la avenida (Alfonsín) y de la hermosa obra que se está realizando» en referencia al Paseo de la Vías, «no creo que las personas que nos visiten se lleven una muy buena impresión de Winifreda al ver semejante yuyal en una calle tan transitada».

En todos los casos son mujeres las que alzan su voz y en redes se han identificado con nombre y apellido.

Predio abandonado con yuyales e implementos antiguos en calle Alsina.  

Ordenanzas violadas

En tanto, los concejales Romina Mota, Mario Corredera y Franco Barrabasqui (UCR) remitieron una nota a la intendenta García «en virtud de las diferentes quejas que hemos recibido de parte de los vecinos respecto al estado de abandono en que se encuentran varios terrenos baldíos y/o viviendas en desuso, ubicados dentro del radio urbano». «No solo se encuentran violadas diferentes ordenanzas municipales que regulan y establecen ciertas obligaciones de mantenimiento de predios a los frentistas, sino que evidentemente afecta la salud de los winifredenses, quienes deben convivir con las más variadas alimañas», advierten en el escrito. «Por todo lo expuesto, venimos a solicitarle que, en ejercicio de sus funciones, se lleven adelante las medidas pertinentes a fin de culminar con estas situaciones que afectan gravemente la higiene y salubridad de nuestro pueblo, y en consecuencia la buena convivencia entre vecinos. Quedamos a su disposición», finalizan. 

FOTO CENTRAL: La avenida Alfonsín totalmente limpia. A un costado, terrenos repleto de matorrales linda con viviendas.

Reclaman limpieza de terreno: «Pago mis impuestos y pido una solución»

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.