Mientras esperan que «Robertito» regrese a Winifreda, vecinos cuidan a su mascota

Vecinos winifredenses cuidan y alimentan a la perrita de «Robertito», el joven que tras el fallecimiento de su madre -el pasado 3 de octubre- permanece en la localidad de Anguil con su tía María Teresa. En Winifreda quedó su mascota de color negro.

Noble gesto

La perrita afortunadamente está siendo cuidada por los vecinos de «Robertito». Ester Schreiber y su esposo Marcelino Lang contaron que «la estamos cuidando muy bien, le damos alimento balanceado, comida de olla y come excelente. La señora de Moroni -en referencia a Graciela Allara- me trae recortes de carne, sobras de comidas y le damos todo». El animal es tan bueno que sale a caminar con el matrimonio. «Extraña a su dueño porque siempre estaba con Robertito. Lo acompañaba a la plaza, a la cancha y cuando se venía, se echaba en la esquina de Alsina y Mitre a esperarlo. Iba a todos lados con él», confío la mujer. «Hubo noches en que estuvo afuera, ladraba y después dormía en nuestro garaje», agregó. Ester calcula que Robertito regresará al pueblo. «Calculo que va a volver ahora no se si va a poder estar solo. Siempre estaba con su madre y los veía sentados en la vereda. No molestaba a nadie, hablaba muy bien», dijo sobre su carácter.

La perra extraña a «Robertito». Mientras tanto es cuidada y alimentada por vecinos  

«Esta triste, le hago caricias» 

Cuando quedó solita, la perrita se acercó hasta el domicilio de Néstor “Tito” Cazalla. «Hace años que viene, es muy guardiana, no la dejo entrar al patio porque me hace pozos por todos lados, entonces le doy de comer en la vereda». También, al costado de un tapial lindero. «Mi señora cocina carcaza y cartílago para mis perras y come eso», añadió. «Tito» tiene dos perras, pero es tan protector que alimenta a cinco canes más entre ellos «a uno viejito que le falta un ojo». Ante una consulta puntual, el vecino dijo que la perrita de «Robertito» ahora «esta triste. Le hago muchas caricias y salimos a caminar casi todos los días».  

Este cronista pudo observar y fotografiar el cariño que le demuestra. «Vení con papá», le decía Cazalla mientras acariciaba su pelaje en una mañana soleada. Reveló un conmovedor momento. «Si vos supieras como lloraba en medio de la calle cuando murió la señora», dijo en relación al día en que falleció Mercedes, su dueña.

Vecinos esperan a «Robertito»

Vale recordar que antes de marcharse, Robertito les dijo a sus amigos que su deseo era volver para reencontrarse con ellos y retomar sus actividades diarias. Es que su vida transcurría en el campo de deportes del Club Social y Deportivo donde todas las tardes colaboraba con la escuelita deportiva de fútbol infantil. Además, formaba parte activa de la escuelita deportiva municipal de discapacidad y del programa Eliminando Barreras. Estaba plenamente integrado e incluido en todas estas propuestas o programas gestionados por la comuna. También, desde hace varias temporadas es una de las caras visibles del programa Pro Vida de Verano que se desarrolla en el parque recreativo municipal. Su madre era su sostén y siempre lo incentivaba a valerse por sí mismo. 

Ahora que ella ya no está, la pregunta que muchos se formulan es quién o quiénes cuidarán a «Robertito» si decide retornar a su vivienda ubicada en la calle Mitre donde vivía con su madre. Más allá que es una persona mayor de edad necesitaría un acompañamiento diario. Su contextura física cambió notablemente en los últimos años y sus amistades piensan que debería cambiar hábitos alimentarios y realizar actividad física para el cuidado de su cuerpo y mente.

Cabe mencionar que Roberto Cornelis es el único winifredense que conserva una medalla olímpica. La ganó en 2015 cuando participó en los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales en los Angeles, Estados Unidos, reservados para deportistas con discapacidad intelectual. El futbolista representaba al Rincón Azul y Oro, perteneciente a la Peña Boquense de Santa Rosa, que tenía una sede deportiva en Winifreda.

FOTO: «Tito» Cazalla acaricia a la perra de «Robertito». Le da de comer y sale a caminar con ella.

Winifreda: ¿Cómo seguirá la vida de «Robertito» sin su madre?

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.