Remate judicial: un abogado compró la quinta de Winifreda en $8 millones

En la sede del Colegio de Martilleros y Corredores de Comercio de Santa Rosa se llevó a cabo esta mañana el remate judicial de una quinta de casi tres hectáreas ubicada al norte de las vías del ferrocarril de la localidad de Winifreda. Era un activo de la firma ganadera Daró y San Pablo que fue declarada en quiebra. Se dedicaba a la compra y venta de hacienda y dejó de operar en el pueblo con ese nombre comercial hace más de dos décadas. 

El acto se realizó por la vía tradicional es decir con los participantes presentes. La mayoría eran pobladores winifredenses. El remate dio inicio a las 11 como estaba previsto y duró 19 minutos. La subasta estuvo a cargo de la martillera Dora Alicia Prado (Col. 314), con domicilio real en calle Fraternidad 323 de General Pico y domicilio constituido en calle Rivadavia 146 de Santa Rosa. El predio tuvo como precio base 480.000 pesos y finalmente fue vendido en 8.100.000 pesos. Esa suma fue ofertada por un abogado santarroseño que tiene una quinta en Winifreda aledaña a la que adquirió en el día de la fecha.

Remate dinámico

Luego de que la martillera diera lectura al edicto judicial comenzaron las pujas entre los postores. Un particular que estaba sentado al fondo del salón hizo la primera oferta de 500 mil pesos. El entusiasmo fue aumentando y los montos fueron subiendo hasta alcanzar los 8 millones de pesos. En el último instante el abogado Gustavo Saires de Santa Rosa ofertó 8.100.000 pesos. «¿No hay más ofertas?», preguntó Prado y recibió como respuesta el silencio. La martillera golpeó tres veces su martillo y cerró el acto. Los presentes aplaudieron a Saires que estaba junto a su esposa la abogada María Héctor. 

El entusiasmo fue aumentando y los montos fueron subiendo hasta superar los $8 millones

De acuerdo al edicto, el 30 % del valor ofertado lo tenía que depositar en el acto del remate y el saldo restante deberá depositarlo en la cuenta bancaria de la quiebra, en banco Ciudad de Buenos Aires, dentro de los cinco días de aprobada la subasta. Además, deberá hacerse cargo de  una deuda de impuesto inmobiliario rural $30.344,48 pesos. La posesión y acto traslativo de dominio se cumplirá dentro de los 30 días siguientes acreditado el pago del saldo correspondiente al valor final. La quinta vendida está libre de ocupantes y linda con la que el comprador tiene en Winifreda.

Solidarios con el Centro de Jubilados

Cabe mencionar que décadas atrás Saires y Héctor asesoraron legalmente al Centro de Jubilados y Pensionados de Winifreda y lograron la escrituración de su propiedad, tras doce años en que el terreno donde se construyó la sede estuviera registrado a nombre de la familia Drysdale de Harrington, antiguos dueños de las tierras del pueblo. Para tal fin los profesionales de la abogacía entablaron un juicio que finalmente concluyó a favor de la entidad, lo que motivó un generalizado festejo en la Comisión Directiva y en los socios de la institución. Saires y Héctor por sus servicios no cobraron ningún honorario por el amor que le tienen al Centro.

FOTO: Los profesionales de la abogacía Gustavo Saires y María Héctor con la martillera Dora Prado 

Por orden judicial, se remata una quinta en Winifreda: la base, $480 mil

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.