Winifreda: muestra de aprendizajes y mucha diversión en el cierre anual de los SAJ

La Escuela 104 de Winifreda realizó el cierre anual del programa “Sábados con Actividades Juveniles (SAJ)”, que implementa el Ministerio de Educación de La Pampa. En distintos espacios del edificio educativo, alumnos y alumnas de primero a sexto grado mostraron a sus familias los trabajos que realizaron en los talleres de alfabetización digital, arte y reciclado y educación física. La enseñanza fue impartida por docentes talleristas con diversos perfiles. La jornada culminó a pura diversión en el patio del establecimiento.  

Cabe destacar que esta iniciativa forma parte del proyecto educativo de la institución y es una instancia de ampliación de la jornada escolar. En este caso, la presencialidad no es obligatoria sino voluntaria.   

Al respecto, la docente y vicedirectora Lorena Blanco, recordó que este programa estuvo activo hasta 2019 y después se interrumpió durante dos años por la pandemia que paralizó al mundo. «Recién se retomó este año. Comenzamos el 11 de junio y finalizamos el 29 de octubre», precisó. «Fueron meses de mucho trabajo en los cuales funcionaron tres talleres: educación digital a cargo de Yamila Rose Cash; arte, manos y mentes a la obra dictado por María Luján Rosales, y educación física con Cecilia Frank. También, contamos con personal no docente a cargo de Carina Schvvindt que se encargaban del refrigerio y almuerzo. Y tuvimos estudiantes de primero y segundo grado cuyas familias los traían del campo en sus vehículos particulares. Nos sentimos muy acompañados por las familias y por el coordinador general del programa Aldo Andrada y su equipo. Estuvieron en la apertura y también en el cierre», reseñó Blanco. Los insumos para los talleres fueron aportados por la escuela al igual que la comida.

Encuentros numerosos.

La directiva fue consultada sobre la cantidad de estudiantes que voluntariamente se acercaban los sábados a la escuela. Primero respondió que los talleres tuvieron una duración de tres horas: daban inició a las 10:30, «un horario para que ellos no tuvieran que madrugar tanto», y se extendían hasta las 13:30. El cierre fue de 9 a 12. «Los primeros encuentros fueron muy numerosos, comenzamos con 95 chicos, después la participación fue bajando a 60, a 40 y llegamos a tener más de 30 chicos porque es un día en que tienen otras actividades como fútbol, catecismo, vóley, entonces el número de asistentes iba cambiando, pero siempre hubo muchos estudiantes», amplió. El último día, «se acercaron familias con sus equipos de mates, se mostraron todas las producciones de los talleres, hubo juegos preparados por la profesora de educación física, contratamos inflables, tejos, metegoles y camas elásticas para que los chicos se diviertan».

Lorena Blanco con las talleristas y la encargada de la cocina. 

Extender la escolaridad.

El objetivo del programa SAJ es «extender la educación que reciben los chicos» de lunes a viernes ofreciendo los sábados «talleres recreativos y educativos, siempre basándose en el diseño curricular actual o sea que tienen propósitos, objetivos que cumplir y fueron llevados a cabo». Blanco quedó satisfecha. «Fue una muy buena experiencia. Los chicos fueron mimados por las talleristas. Además, Carina les preparó comida muy rica y saludable, con muy pocas harinas y azúcares, el alimento estaba basado en carnes de pollo y cerdo más vegetales, huevos y queso, siempre un menú diferente», finalizó.  

FOTO: Niños y niñas fueron a la escuela los sábados, aprendieron y se divirtieron. 

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.