Atletas unieron Winifreda con Santa Rosa para visibilizar la Esclerosis Múltiple

Corriendo y en bicicleta salieron de Winifreda y llegaron a Santa Rosa con un fin solidario: visibilizar la Esclerosis Múltiple (EM) y apoyar la investigación para encontrar una cura a esta enfermedad y un mejor acceso a los tratamientos.

Las protagonistas de esta aventura fueron las atletas Fabiana Torres, una corredora de ultradistancia de Santa Rosa radicada en Winifreda y su colega Marcela Bibiana Barale de Santa Rosa, quien se sumó a este reto porque tiene una persona cercana con EM y sabe lo dura que es la enfermedad. Ambas completaron de forma pedestre los 50 kilómetros en un tiempo de seis horas y media.

Junto a ellas estuvo en todo momento el winifredense Juani Herrlein, de 13 años, quien iba en bicicleta y llevaba su cámara fotográfica. El jovencito presenta Síndrome de Asperger y quiso ser parte de esta movida solidaria. Claudio Raposo de Santa Rosa realizó el desafío en bicicleta. El grupo se completó con Maricel González, deportista y estudiante de enfermería de General Pico, quien hizo trayectos en forma pedestre; María Orueta de General Acha y Luana Fridel de Winifreda corrieron los últimos 5 kilómetros.

El punto de partida era el arco de entrada a Winifreda. Desde ese lugar, el sábado, a las 8 de la mañana, con sus zapatillas de deportes y con indumentaria acorde al cuerpo, comenzaron a correr y andar en bicicleta por la banquina del acceso oeste, ingresaron a la zona urbana y continuaron por una ruta de tierra muy hostil con dirección a la ciudad de Santa Rosa donde terminaron el recorrido.

La Asociación Argentina de Esclerosis Múltiple fue la promotora de esta aventura deportiva y solidaria y felicitó a las y los participantes por haberse sumado. Todo lo que vivieron en el trayecto fue difundido en sus redes sociales donde la entidad les había asignado un linck para que las personas pudieran realizar donaciones destinadas a recaudar fondos para avanzar en la investigación y el tratamiento de la Esclerosis Múltiple.     

«Camino hostil»

Fabiana Torres manifestó sentirse «absolutamente emocionada porque hace muy poquito que estoy viviendo en la localidad y estar acompañada por gente del pueblo fue muy lindo. Aparte correr para mí es hermoso y encontrarme con esos horizontes pampeanos en los 50 kilómetros fue muy agradable». En cuanto a la prueba, dijo que «fue muy dura porque se mezclaba la arena, con la greda, las piedras, un camino muy hostil, pero gracias al entrenamiento diario pude superar todos los obstáculos». «Estaba acompañada por otra excelente corredora de ultradistancia como Marcela Barale que tiene carreras también a nivel internacional, fuimos a muy buen ritmo y cubrimos el recorrido en seis horas y media, un excelente tiempo. Paramos un par de veces para comer e hidratarnos, yo me saqué la tierra de las zapatillas porque estaban colapsadas», comentó.

Josefina Romero Barbera, responsable de la organización y parte del plantel de Desarrollo Institucional de EMA, desde Buenos Aires seguía las alternativas de la carrera por un grupo de WhatsApp.

Torres reveló que «a los ejecutivos de la Asociación Argentina de Esclerosis Múltiple les pareció algo muy positivo y ya analizan la posibilidad de dejar instalado esta carrera entre Winifreda y Santa Rosa una vez al año. Este fue el primer formato en el que participamos unas pocas personas que nos aventuramos a salir a una ruta de tierra para unir dos ciudades. La perspectiva es darle un formato más significativo a esta movida, involucrar a la comuna y demás instituciones a que se sumen para que se sepa que en Argentina hay una carrera que se hace una vez al año por la Esclerosis Múltiple». 

Fabiana ¿Qué te impulsó a sumarte a esta corrida solidaria?

-El estado de gracia en el que uno vive. Desde lo personal he tenido algunos episodios de salud que me han marcado como un infarto de cerebro (ACV) y haber podido salir con todo lo que ello implicó (estudios médicos, un par de años de rehabilitación). Lo generosa que fue la vida conmigo al darme una segunda oportunidad. Las personas que hemos padecido enfermedades tenemos dos opciones: caemos en el victimismo o nos preguntamos cómo salgo de esto y sigo para adelante. La Esclerosis Múltiple no tiene cura, pero conozco gente que a pesar de eso intenta llevar una vida lo más normal posible. Mi mensaje es Sí a la Vida, tan simple como eso.

Este acontecimiento solidario tenía como objetivo «recaudar fondos para la investigación y la otra arista era visibilizar la enfermedad, que la gente sepa que existe y que hay científicos trabajando en la búsqueda de una cura». «Desde nuestro lugarcito en el mundo hemos aportado este granito de arena. Fue una experiencia muy linda y reconfortante para el alma», enfatizó.

 

«Potencial humano»

Torres resaltó haberlo conocido a Juani Herrlein. «Las virtudes humanas que tiene son increíbles, una familia maravillosa, sus tías y tíos, fue muy emotivo conocerlos. Aparte Juan con su cámara fotográfica capturó momentos del paisaje pampeano, tienen un potencial humano en la localidad». «Tenemos previsto algunas salidas en bicicleta para seguir conociendo los hermosos caminos que tiene La Pampa», finalizó.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.