Centro de Jubilados deberá realizar otra asamblea para elegir autoridades

La asamblea del Centro de Jubilados y Pensionados de Winifreda, realizada el 27 de abril, continuará en días más con el tratamiento del temario que busca renovar la totalidad de la comisión directiva y revisora de cuentas. Los asambleístas cuando estuvieron reunidos el mes pasado habían logrado formar una lista de unidad que luego se diluyó.  

Mientras tanto, la presidenta de la entidad sigue siendo Lidia Sereno, quien ya manifestó que no continuará en funciones «por problemas de salud».

Balance aprobado

Los puntos que fueron aprobados en la asamblea fueron la memoria y el balance cerrado el 31 de diciembre de 2021 con un superávit de $60.249 pesos. En este sentido, el contador Roberto Saco informó que el Centro tuvo «un poco más de movimiento económico que el año anterior cuando todavía sufríamos los coletazos de la pandemia. Los ingresos totalizaron casi $400 mil que se usaron para el sostenimiento de la institución. Al 31 de diciembre quedaban $13 mil en caja y $101.000 en el Banco». La secretaria administrativa Gise Zigler acotó que en lo que va de este año fueron canceladas deudas y al día de la asamblea quedaban «más de $9 mil en el Banco y $6.000 en caja» más deudas menores con proveedores y una empresa telefónica.  

Cuestionamientos

También, contaron que en la sede social, la inversión «más significativa» que se hizo fue el recambio del cielo raso de madera por planchas de PVC. Los materiales fueron comprados por el Centro y la mano de obra costeada por la Municipalidad. El trabajo fue realizado por José Luis Wiggenhauser quien fue contratado por la comisión. El albañil presentó una factura en concepto de «desarmado de cielo raso, armado de estructura y colocación de cielo raso de PVC, instalación eléctrica nueva con cajas combinadas». Además, colocó luminarias Led. Cotizó $195.500.

Un socio preguntó «pidieron tres presupuestos» y Sereno respondió que habló con varios albañiles «pero estaban todos ocupados, el único disponible era José Luis». Además, sostuvo que esta obra era muy necesaria y decidieron llevarla a cabo cuando «la intendenta Adriana García me dijo ´conseguí el albañil y la municipalidad te paga la mano de obra´». Un socio cuestionó: «A este trabajo lo paga juan pueblo (sic) y no por eso hay que dárselo a una sola persona». Sereno respondió con énfasis: «Y para qué están los hombres de la comisión, por qué no se dedicaron a buscar presupuestos. Yo estando enferma lo hice».

En concreto, el Centro adquirió materiales en un corralón local por $240.000 y el municipio ya cubrió $170 mil de mano de obra. Queda un resto de $29.500.

“Caras nuevas”

El segundo punto del orden del día era la renovación completa de la comisión directiva y revisores de cuentas. Sereno anunció que no continuará como presidenta, cargo que ocupa desde hace quince años, porque «estoy enferma, doy dos pasos y no puedo más». Seguidamente otros dos directivos históricos manifestaron que no seguirán. Ellos son la tesorera Hortencia Clemente y el secretario “Tito” González. «Que aparezcan caras nuevas», alentó Sereno. Con mucha insistencia, los presentes habían logrado conformar una lista única, pero en los días sucesivos varios de sus integrantes decidieron dar un paso al costado. Entre ellos el vecino que se había propuesto como presidente. El argumento que dio es que debe ocuparse del cuidado de su esposa, una adulta mayor que padece una grave enfermedad. Por este motivo la asamblea pasó a un cuarto intermedio y en días más volverá a sesionar con este único punto. «Es fundamental resolverlo a la brevedad», señalaron desde el área contable.

En las últimas horas se activaron las alarmas porque se supo que Lidia Sereno contrajo Covid. Debe cuidarse porque padece Epoc. «Presenta síntomas muy leves gracias a que tiene todas las vacunas», tranquilizaron desde su entorno familiar.

FOTO: Lidia Sereno presidió la asamblea y comunicó que deja la presidencia después de 15 años. 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.