Recuerdos de infancia: la foto de la ´promo 1971´y aquella tierna apuesta por un asado

Diciembre de 1971. Último día de clases en la Escuela primaria 104 de Winifreda. En su salón de usos múltiples se realizaba el acto de entrega de diplomas a los egresados de séptimo grado “A” y “B”. Alumnos y Alumnas estaban arriba del escenario. A medida que eran llamados por su nombre y apellido se acercaban a su maestra, le daban un beso y volvían a la fila con su certificado y con lágrimas en sus ojos. Otros no lloraban. Lo que muchos desconocían era que un alumno y su docente habían hecho una apuesta. Y al término de la ceremonia uno de los dos había ganado.

Recuerdos imborrables

«Es una de las anécdotas que me ha quedado de la infancia», cuenta Miguel Angel “Lucho” Ojeda, que formaba parte de aquella promoción. «Teníamos 12 años. Mi maestra Irma López me dijo que durante la entrega de diplomas a mí se me iban a caer las lágrimas. Ella misma me dijo en el aula ´te juego un asado a que lloras´. Y yo le respondí ´bueno´ y que no me iba a emocionar. Al final se lo gané y lo comimos entre todos los compañeros arriba de un tablón», recuerda. Aclara que eso sucedió durante la tradicional cena despedida a los egresados del último grado, y que en realidad lo que degustaron no fue precisamente carne asada sino una picada.

Una querida maestra

“Lucho” todavía conserva en su memoria el rostro de su querida maestra a quien no ve desde hace décadas y no sabe nada de ella. «Viajaba todos los días en su automóvil desde Santa Rosa a Winifreda para dar clases. Era muy buena educadora», señaló. A su vez, indicó que séptimo “A” y “B” iban en el turno mañana y estaban distribuidos en dos aulas.

Egresados con historia

Como si fuese una estampita de San Cayetano, el vecino guarda la última foto blanco y negro en la que está con sus compañeros de grado, docentes y directivos del establecimiento educativo. En la parte inferior de la imagen, de izquierda a derecha están Marcela Barbaschi, Alicia Gross, Miguel Ángel “Lucho” Ojeda, Jorge Rodríguez, Osvaldo Ressler, José “Cacho” Rivera, Liliana Gabellotta y Raúl “Monacha” Stremel.

En la parte superior, de derecha a izquierda están la directora de entonces Teresa De Paula De Morán, Berta Lipowicz, la maestra Irma López, Rosita Bidal, la vicedirectora Nuri Isa, Luis Enrique “Luchi” Petengaiser y Luis Oscar “Ñato” Guttlein.

Cabe mencionar que Jorge Rodríguez era hijo de José Rodríguez, el primer organizador de la Fiesta del Mate. Marcela Barbaschi es hermana de este cronista. Por su parte, Nuri Isa fue directora de la escuela 104 hasta su jubilación y actualmente vive en el pueblo.

En tanto iban a séptimo “A”, Héctor Pascual, Omar Stark, María Fernández, Nelly Schiebelbein, Fernanda Álvarez, Mirta Obert, Víctor Schall, Ricardo Matalia, Daniel Pellegrino, Carlos “Pluma” Streitenberger, Mario Lucero, Silvia Muller, Stella Reinhardt, Carlos Monteiro, Juan Guittlein, Hugo Furch, Alicia García, Juan Pundang, Luis Fernández y Jorge Petengaiser. 

FOTO: Séptimo «B», promoción 1971, de la Escuela 104. 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.