Lorena y su mundo de lanas y colores

Inquieta emprendedora concretó su proyecto empujada por su pasión por la costura y los tejidos.

Lorena Jacobi es una winifredense radicada en Santa Rosa. Vive en el barrio Obreros de la Construcción. Lleva el espíritu emprendedor desde chica. Hoy, a sus 53 años, es la cara visible de “El Show Room de las Arañitas”, un local de venta de lanas que instaló en su vivienda. De esta manera, la mujer concretó un proyecto personal empujada por su pasión por la costura y los tejidos.

El salto emprendedor lo dio una vez finalizada la pandemia extrema y para ello recibió el valorable apoyo de su familia. 

En este sentido, Jacobi recordó que durante la época del aislamiento «empecé haciendo fundas con puntillas al crochet. Yo cocía y mi hija Luciana hacía las puntillas. Mi nuera, Micaela Cardozo, subía los trabajos a las redes sociales y eso me permitió tener muchas ventas». También, tuvieron aceptación las toallas blancas con puntillas. Este producto artesanal aún es muy requerido por los dueños de un conocido hotel de la capital pampeana. Además, hizo souvenires para cumpleaños. 

Comercio

Recuperada la presencialidad plena y la vida normal, Jacobi reconvirtió una habitación de su casa en un negocio de venta de lanas. Las remodelaciones estuvieron a cargo de su hijo Nicolás, su yerno Juan Cascallares y su pareja Miguel. «Siempre tuve en mente este proyecto, pero nunca podía llevarlo a cabo. Mi pareja me ayudó muchísimo y pude hacerlo realidad», confió. Es que gran parte de la materia prima fue comprada por su compañero de vida Miguel Cambiasso.

Acumula un stock de 300 kilos de lanas de distintos colores, entre madejas y ovillos, ideales para todo tipo de tejidos de cualquier época del año. Todas están perfectamente ubicadas en estantes de madera y a la vista del público. La mercadería está compuesta por lanas de cashmilon fina y gruesa, lanas de fantasía, merino, bucle, hilos de algodón y las totoras requeridas para las manualidades como posa-pavas, canastitos, alfombras de baño. 

Ventas

Según manifestó, su clientela compra las lanas para la confección manual de pulóveres, sacos, remeras, vestidos, salida de playa, cuellitos, bufandas, ruanas, gorros, pie de cama, entre otras creaciones. Sus principales proveedores son de la provincia de Buenos Aires. La entrevistada reveló que tiene clientas de Santa Rosa, Winifreda, Anchorena, Eduardo Castex, Colonia Barón, Anguil, Pichi Huinca  y Anchorena. «Con las que viven en localidades más alejadas me manejo con videollamadas. De manera virtual ven la mercadería que tengo en existencia y me hacen el pedido. Después pagan por transferencia electrónica y mandan a un comisionista a buscar las lanas», detalló. Con frecuencia viaja a Winifreda -su pueblo natal- para llevar pedidos y visitar conocidos.

Nuevo emprendimiento 

Su pareja le acaba de regalar una máquina de coser industrial para un nuevo emprendimiento que pondrá en marcha este mes. Entusiasmada anticipó sus próximos proyectos. «Voy a confeccionar vestidos para nenas 1 a 5 años y vestidos playeros para adultas con tela de bambula y tejidos para que puedan lucirlos el próximo verano». La emprendedora pasa sus días rodeada de lanas multicolores. «Este es mi mundo. Me puedo pasar días enteros acá adentro tejiendo y proyectando nuevas creaciones. Lo más lindo es tejer con mi hija Luciana. Hacemos lo que nos gusta juntas», expresó emocionada. Además de madre es abuela de tres nietos: Martín, Joaquín y Delfina a quienes ama profundamente y alegran su vida. 

FOTO: Lorena Jacobi con su familia en su emprendimiento de venta de lanas. 

Especial 107º aniversario de Winifreda. Diario LA ARENA/INFOWINI. 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.