8M: Winifreda, pueblo con nombre de mujer

El vecino Darío Jañez descubrió el rostro de la mujer que le da nombre a Winifreda. El poblador consiguió valiosos documentos gráficos de la antigua dueña de estas tierras llamada Winifred Maud Drysdale y ubicó a uno de sus nietos en Escocia, con quien supo mantener contacto a través de la web.

«Cuando tenía 9 o 10 años escuché el mito de que Winifred era hija del dueño de estas tierras y que el pueblo lleva su nombre. Siempre me quedó picando si el nombre del pueblo era en honor a alguien, quién sería esa persona», expresó. Fue así como empezó a «rastrear» el apellido Drysdale por las guías telefónicas de todo el país ya que en ese momento no existía Internet.

Cuando trabajaba en la cooperativa eléctrica encontró archivada una escritura del terreno de la entidad cuyo dominio había sido originalmente de Winifred. En esa documentación «figura que esta mujer, a través de sus mandatarios, había vendido esa parcela y pude tomar más datos de ella como su apellido de casada que era Thomson, el domicilio que declaraba en Buenos Aires, el nombre de sus hermanos, cuñados y de un primo», contó. «Habré llamado a unos cincuenta Thompson de la guía telefónica y ninguno era la persona que buscaba», siguió.

Las primeras fotos

La aparición de Internet fue de gran ayuda. Navegando por la red de redes encontró un árbol genealógico familiar que incluía a Winifred y su descendencia. Le escribió al administrador del sitio virtual, que resultó ser descendiente de otra rama de la familia Drysdale. Así conoció a Alex Mills, un argentino que vivía en ese momento en Inglaterra. «Me pasó las primeras fotografías de Winifred cuando era una niña de 10 o 12 años de edad. Es un daguerrotipo o un dibujo a lápiz o a carbón y se la ve con un vestido que seguramente se usaban para los retratos de esa época. Después me envió imágenes de Winifred con 20 y 30 años, con su hijo de 4 años, su padre, hermanos y me puso en contacto con el nieto de Winifred, James Thomson, quien vivía en Escocia y es una persona mayor. Fue muy emocionante, me acuerdo un domingo a las 6 de la mañana me llega un correo de Alex con una foto y desperté a toda la familia». «Capaz no signifique mucho para los demás pero para mí que me acompañó toda la vida esta curiosidad haber dado con la cara detrás del nombre fue un premio a la perseverancia», se emocionó.

Nunca conoció Winifreda 

«Winifred tuvo un solo hijo, que se llama Ian. El tuvo dos hijos y tres hijas», apuntó Jañez. Así pudo averiguar que Winifred nació en Buenos Aires en 1899, su madre se llamaba Inés Gibson y su padre Joseph Drysdale. Fue la única hija mujer y la menor de seis hermanos, de los cuales tres murieron de forma muy trágica: uno en un accidente de tren, otro de una penosa enfermedad y el restante durante la guerra en Europa. A los 12 o 13 años se fue con su familia a Inglaterra donde cursó estudios secundarios. En 1924 se casó con Thompson en el barrio donde coronan a los reyes en Westmisnter. Entre 1955 y 1956 volvieron a Buenos Aires tras la posguerra europea y organizaron sus economías de modo que las rentas les permitieran vivir nuevamente en Inglaterra.

Winifred falleció en Australia en 1983 a los 84 años. «Lamentablemente se murió sin saber ella de nosotros y nosotros de ella. Hasta donde sé nunca conoció Winifreda donde tenía propiedades y de hecho todavía algún terreno debe estar inscripto a nombre de la familia Drysdale. La creación del pueblo hasta dónde puedo intuir no fue con un fin filantrópico ni romántico sino meramente comercial: lograr que el tren instalara una base en la puerta de los campos propiedad de Drysdale, a cambio se fundaba un pueblo y se vendían los lotes a los colonos», finalizó Jañez, quien realizó un gran trabajo de investigación.   

Publicado diario LA ARENA cuando Winifreda arribó a su centenario

Las únicas fotografías de Winifred Maud Drysdale, obtenidas por Darío Jañez. 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.