Rescatan la vida de Félix Manifior, gendarme pampeano que murió en cumplimiento del deber

Félix Manifior no ha de resultar conocido, pero el Instituto de Formación de Gendarmes lleva su nombre y desde esa institución se lo recuerda como el pampeano valiente que fue. La crónica se basa en el relato escrito por Víctor Kulhawy.

El escritor de Mauricio Mayer, Víctor Hugo Kulhawy, rescató la secuencia de vida de un gendarme pampeano nacido a principios del siglo XX y siendo muy joven murió en medio de un enfrentamiento armado con contrabandistas, cuando se encontraba cumpliendo funciones de seguridad en la provincia de Formosa. Ofrendó su vida por la ciudadanía y por eso Gendarmería Nacional le rindió un homenaje bautizando con su nombre a un instituto de formación de gendarmes propiedad de la fuerza en la provincia de San Juan. Su biógrafo plasmó la historia de este personaje en un cuadernillo de 20 páginas que tituló «Félix Manifior. El Gendarme de la Aldea». Con esta última palabra denomina a su terruño.

La obra literaria fue presentada en la Biblioteca Popular «Juan Ricardo Nervi» de Mauricio Mayer ante la presencia de familiares directos de Manifior, entre ellos, su hermana Magdalena, de 93 años, quien llegó desde General Pico donde reside. La mujer tiene hoy 96 años. 

El abuelo del «Centinela de la Patria» era de apellido Minifiori. Emigró de Italia a Brasil, donde en la Dirección de Migraciones le modificaron el apellido sacándole la última vocal. En ese país, nació Albino Manifior, padre de Félix.

Con el tiempo, Albino se trasladó a la provincia de Entre Ríos donde termina uniendo su destino con Bárbara Hollman. En busca de una mejor situación económica, ambos emprendieron camino hacia La Pampa y en 1909 se asientan en el Lote 13, Colonia La Paz, jurisdicción de la aún incipiente localidad de Winifreda.

De esta unión matrimonial nacieron ocho mujeres y dos varones: Félix y Albino. El primero nació en Eduardo Castex el 17 de junio de 1919. Tuvieron una dura vida rural y pasaron muchas necesidades, pero los niños crecían al cuidado de sus progenitores. Esta fue una cruda realidad de quienes poblaron las tierras vírgenes de nuestra provincia.

Infancia y más

En 1924, en la citada colonia rural se crea la Escuela 173, la cual contribuyó a la educación primaria de los hijos/as de Albino como de tantos otros pioneros rurales que en aquél tiempo habitaron estas tierras pampeanas con necesidad de laboreo y productividad. Los chicos/as concurrían a la escuela en sulkys, los más cercanos llegaban caminando y otros a lomo de caballo; lo más importante era aprender a leer y a escribir. Con los años, la familia Manifior entabla relaciones laborales con La Espiga de Oro, situada en Mayer. Esta pequeña aldea rural registraba asentamientos humanos desde 1905. En 1914 había comenzado a funcionar el servicio de trenes con punta de riel en Winifreda. Félix como tantos otros jóvenes lograban algún trabajo de bolseros en los galpones del ferrocarril durante la cosecha de trigo. Debían cargar sobre sus hombros bolsas de arpillera de 60 kilos las cuales depositaban en los vagones que las transportaban hasta el puerto de Buenos Aires o a Bahía Blanca.

 

Félix Manifior, gendarme pampeano. Dio su vida por la Patria. 

El padre de Víctor Hugo Kulhawy conoció a Félix y contaba que era un joven muy sociable, siempre se encontraba con su hermano Pablo y solían cazar martinetas coloradas que luego las guisaban en las largas y crudas noches de invierno, en juntas de amigos para compartir la cena. Félix decidió buscar un mejor porvenir y al enterarse de la creación de Gendarmería Nacional se enrola en sus filas. Previamente había cumplido el servicio militar en el Regimiento de Caballería Nº 2 con sede en Buenos Aires. La hipótesis de Kulhawy es que se alistó en esta institución, encargada de proteger la seguridad nacional y principalmente nuestras fronteras, llamado por su vocación real o por la necesidad de un logro económico que le permitiera vivir de un trabajo que no fuera tan desgastante. Una vez incorporado, su destino laboral lo lleva a defender la frontera de Argentina con Paraguay y para ello uno de los primeros cuarteles se estableció en Clorinda, Formosa.

En la frontera

Por aquellos tiempos en la zona fronteriza la movilidad debía ser difícil, ya que no existían caminos suficientes para el tránsito de los pocos vehículos con que se contaban. Además, existían lugares con menos posibilidades de control debido a las restricciones que imponía la naturaleza con su exuberante vegetación que imposibilitaba una mayor vigilancia a contrabandistas y malhechores.

En ese contexto, Félix se dedicó a la tarea encomendada por Gendarmería Nacional al punto de perder su vida en defensa de la Patria, manifestando esa voluntad total al cargo que había logrado.

Su entrega, responsabilidad y dedicación a la tarea que debía desarrollar lo llevan a un triste final en la plenitud de su joven vida. En un enfrentamiento con contrabandistas, cae herido en un tiroteo. Es trasladado a un centro de salud donde fallece por la gravedad de las heridas de balas que penetraron en su cuerpo. Tenía 29 años de edad. Este episodio quedó registrado en su legajo personal, registro que se conserva como documento histórico dentro de la institución. En su homenaje, Gendarmería Nacional impuso su nombre al Instituto de Formación de Gendarmes ubicado en la ciudad de Barreal, San Juan. Su director, Héctor Gabriel González, ya tiene en sus manos el cuadernillo con la historia del gendarme Manifior escrita por Kulhawy.

 

Instituto de Formación de Gendarmes en Barreal, San Juan, bautizado Félix Manifior.  

Regreso a Mayer

El 27 de diciembre de 1947, los restos de Félix fueron enviados a Mayer – por medio del ferrocarril Sarmiento- en un féretro cubierto por la bandera argentina. Su familia decide donar esa bandera a la Escuela 173 – hoy cerrada- y fue recibida por la directora de entonces Angelita Otero. «Hemos querido rescatarla, pero estamentos del Ministerio de Educación de La Pampa no permiten sacar banderas que están en archivo», reveló Kulhawy.

Magdalena se radica en General Pico el 6 de noviembre de 2002 y decide trasladar desde el panteón familiar ubicado en el cementerio de Mayer todos los restos pertenecientes a su familia al cementerio parque «Solar de los Robles» de la ciudad norteña. Allí permanecen los de Félix Manifior junto a los de sus progenitores y demás deudos. «Este pequeño libro es un homenaje a un pampeano que dejó su vida en defensa de la Patria. Fuiste un digno representante de nuestra Aldea, Provincia y Nación», dijo el biógrafo de Félix Manifior.

Recuerdos

Magdalena Manifior recordó que su madre Bárbara quería que Félix fuese sacerdote. «Le gustaba mucho leer, tenía la instrucción de aquella época. Lo mandó al colegio de curas de General Acha. Y de allá se escapó. ´Yo cura no quiero ser y no les voy a hacer perder tiempo´, le decía a mamá», recordó Magdalena. Ella insistía con la vocación para su hijo. «Un cura venía a la colonia de vez en cuando, mi mamá nos cargaba en la chata y nos llevaba a misa. Félix nunca quiso ir y le decía a mamá ´Usted no se aflija por eso´; en esa época no se tuteaba a los padres», agregó. «Cuando una de las primeras balas tocó su cuerpo – le dio en el abdomen- Félix se dio cuenta que se moría. ´Déjenme, sálvense ustedes´, les decía a sus compañeros gendarmes, pero ellos no lo abandonaron. Lo llevaron al cuartel de Clorinda donde ya estaba preparada la lancha para llevarlo al Paraguay. ´No se molesten, no me queda mucho tiempo… quiero que me traigan un cura´, fue su sorprendente pedido. Y les dio tiempo, porque llegó el sacerdote, lo confesó, le dio la extremaunción y se murió», contó Magdalena. La mujer se mostró agradecida con el homenaje a su hermano. «Que se lo recuerde después de tanto tiempo cala muy hondo», dijo.

Kulhawy le hizo entrega a Magdalena de un registro escolar del año 1924 donde figura la actividad educacional que recibieron ella y sus hermanas/os en la Escuela 173. Ese documento fue aportado por la última directora del establecimiento rural, María Angelica González «Negrita».

FOTO CENTRAL: Víctor Kulhawy junto a Magdalena, hermana de Félix Manifior 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.