No están vacunados, tienen Covid y permanecen aislados con sus mellizos

Cuatro días antes de la Navidad, el winifredense Leandro Fabián López (34) y Florencia Matilla (25) se convirtieron en padre y madre de mellizos, un varón y una nena. Los adultos se contagiaron de Covid-19 en los primeros días de este año y permanecen aislados junto a sus bebés y otro hijo de 9 años que dio negativo. Los progenitores no están vacunados. El papá de los recién nacidos se declaró «antivacuna», pero luego que cayera enfermo decidió que vacunarse es lo correcto para él, su familia y los demás. Pensamiento que comparte su pareja. Esta familia reside en una vivienda ubicada en la calle 9 de Julio.

El nacimiento  

Florencia contó que «me enteré que estaba esperando mellizos cuando me hago la primera ecografía y veo las imágenes de dos bebés. A partir de ese momento me cambió la vida». Confió que durante la gestación se realizaba controles permanentemente. «Gracias a Dios no tuve ninguna complicación, ni diabetes gestacional ni anemia, nada», dijo. La embarazada dio a luz el 21 de diciembre en el Hospital Lucio Molas de Santa Rosa. Fue una cesárea programada. Logan Asier pesó 3 kilos 50 gramos y Anna María Rubí registró 2 kilos 850 gramos. «Cuando los tuve en mis brazos fue algo hermoso», recordó la madre, mientras que el papá acotó «pude presenciar el parto y cuando los recibí fue algo maravilloso, se me caían las lágrimas de alegría». La decisión de los patronímicos fue consensuada por la pareja. El nombre de la niña lo eligió Leandro en homenaje a su mamá y Florencia buscó el nombre para el varón. El 23 de diciembre recibieron el alta porque los mellis «estaban completamente sanitos». 

Crecimiento  

Nacieron cuando se celebraba en Argentina el Día del Gemelo. «Las matronas del hospital me dijeron que habían nacido justo el día de los embarazos gemelares, no me los querían dar, estaban chochas», rememoró Florencia entre risas. Consultados sobre cómo se comportan diariamente, señalaron que «cuando uno duerme el otro está despierto, son pocas las veces que duermen y se despiertan juntos. En este momento están durmiendo plácidamente porque ya tomaron la leche, están bañados y cambiados». Florencia los amamanta a demanda, «la lecha materna es lo mejor que hay y les sabemos dar un suplemento. Nos tomaron posesión», dijeron alegres y aseguraron que «de noche son tranquilitos, no molestan para nada». La familia se completa con Lautaro de 9 años, hijo de Leandro.

Contrajeron Covid

Desde hace unos días, permanecen en aislamiento preventivo porque Leandro primero, y Florencia después, contrajeron coronavirus. «No sabemos si contrajimos la enfermedad en el establecimiento sanitario o Leandro la contrajo en el trabajo porque no salimos a ningún lado. Él fue hisopado la semana pasada cuando empezó con una gripe fuerte y se sentía muy mal. Me llama por teléfono desde el hospital para decirme que dio positivo y se sentía re culpable por los nenes. Después yo empecé a sentir dolor de cuerpo, tos, problemas respiratorios y también di positivo. En cambio, el diagnóstico de Lautaro fue negativo», manifestó.

Los mellizos Logan y Anna María Rubí 

«Antivacunas» cambió de postura  

Leandro contó que padeció «escalofríos, dolor en los pulmones, tenía problemas para respirar, perdí el gusto y todavía no lo recuperé». Admitió que se rehusaba a recibir las dosis de los inmunizantes contra el Covid-19. «No tengo ninguna vacuna», reconoció. «Soy antivacunas, yo pensé que esto era mentira pero veo que no lo es. Me voy a vacunar sí o sí. Ya lo tengo decidido», explicó su cambio de postura. Su pareja tampoco está inmunizada. «Yo me quería vacunar, pero durante mi embarazo no estaba disponible la vacuna Sputnik. Ahora que tengo los bebés quiero recibir las dosis más que nada para protegerlos a ellos y a todos los que están a mi lado; si no nos cuidamos uno al otro esto no se termina más», dijo Florencia. Aseguraron que los mellizos gozan de muy buena salud. «Gracias a Dios están bien hasta ahora», confiaron.   

Agradecimiento

Deben cumplir un esquema de aislamiento de 10 días y después esperarán 40 días más para ser vacunados. «Ahora nos sentimos mejor físicamente. Estos días en casa los estamos llevando bastante bien, ahora es cuando hay que ponerse firme y fuerte y darle para adelante nomás», se dieron ánimo. En el final transmitieron un agradecimiento a la intendenta Adriana García porque «nos está ayudando un montón al igual que otras personas que nos trajeron cosas para los bebés».

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.