Mauricio Mayer: decomisan e incineran 30 kilos de carne

Autoridades de la Municipalidad de Mauricio Mayer y del Juzgado Municipal de Faltas llevaron a cabo el miércoles pasado un operativo de control en una carnicería «no habilitada de la localidad». El resultado del procedimiento fue el decomiso de 3 toneladas de carne vacuna en «estado crítico». El municipio facilitó un predio para que los cortes cárnicos incautados puedan ser destruidos con el método de la incineración.

Bromatóloga y Juez de Faltas

El equipo de inspectores informó que «con el objetivo de cuidar la sanidad de la población, la bromatóloga municipal Antonella Rossi y el Juez de Faltas Francisco Traverso, acompañados por el sargento Domínguez de la policía, procedieron a constatar y decomisar 30 kilos aproximadamente de carne vacuna en estado crítico. Por orden de las autoridades, dicha carne fue envasada en bolsas de residuos y trasladada a un lugar prescripto por el municipio donde se llevó a cabo la quema y deposición final de los restos».

Evitar intoxicaciones

Tras esta acción, la municipalidad informó a los vecinos que «se encuentra trabajando para erradicar actividades fuera del control sanitario bregando para que la localidad cuente con el servicio de carnicería en un ámbito propicio que cumpla con las normas de sanidad y salubridad». A su vez recordó que «el consumo de alimentos en mal estado es muy peligroso para las personas, especialmente para niños, ancianos y personas inmunodeprimidas, pudiendo causar enfermedades severas como síndrome urémico hemolítico».

Código Alimentario

También hizo mención a dos artículos del Código Alimentario Argentino.  

El artículo 247 establece que «con la denominación genérica de carne, se entiende la parte comestible de los músculos de los bovinos, ovinos, porcinos y caprinos, declarados aptos para la alimentación humana por la inspección veterinaria oficial antes y después de la faena. La carne será limpia, sana, debidamente preparada, y comprende a todos los tejidos blandos que rodean al esqueleto, incluyendo su cobertura grasa, tendones, vasos, nervios. Por extensión se considera carne al diafragma y los músculos de la lengua no así el corazón y el esófago».   

Mientras que el artículo 248 determina que «se considera como carne fresca la proveniente del faenamiento de animales y oreada posteriormente, que no ha sufrido ninguna modificación esencial en sus características principales y presenta color, olor y consistencia característicos. La carne de ganado fresca que se expenda después de 24 horas de haber sido sacrificada la res, debe mantenerse a una temperatura no mayor de 5ºC en cámaras frigoríficas. Las carnes estarán limpias exentas de piel y vísceras. Selladas por la inspección veterinaria, salvo en animales pequeños o en las especies y casos debidamente autorizados en que esté permitida. Es obligatorio reservar las partes selladas de las reses que tengan el sello de la inspección sanitaria que certifica su buena aptitud para el consumo, a los efectos de su presentación cada vez que sea requerida por los funcionarios fiscalizadores. La no observancia de esta regla hace que las reses se consideren como de sacrificio clandestino y quien las expenda y exponga se hará pasible de las penalidades correspondientes».

FOTO: Momento en que los alimentos en «estado crítico» son incinerados 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.