Brutal ataque a un policía en Winifreda: le partieron una maceta en la cabeza

La foto del móvil policial estacionado enfrente del hospital muestra el saldo de una noche violenta. Un policía fue atacado brutalmente por sus vecinos tras reclamar que cesaran con los ruidos molestos. Le pegaron con una tabla y con un ladrillo, le dieron golpes en el cuerpo y le partieron una maceta en la cabeza. Como consecuencia, la víctima sufrió, entre otras lesiones, traumatismo de cráneo y tuvo que ser hospitalizada.

Música a niveles elevados

El agredido fue identificado como Roberto Maldonado, suboficial de la policía pampeana que cumple servicios en la subcomisaría de Mauricio Mayer. En Winifreda atiende una despensa  junto a su familia con la cual reside en una vivienda de barrio ubicada en la calle Meyer.

Familiares del uniformado damnificado informaron que el violento episodio ocurrió este domingo a las 4:30. «Hace 13 años que estamos viviendo acá y los últimos 5 años han sido malísimos para nuestra familia», dijo una de las hijas de Maldonado en relación a una situación que se repite con el tiempo. «El domingo abrimos el comercio. Me viejo llamó a la policía porque era imposible dormir por la música fuerte que provenía de la casa de al lado y está en la esquina. Como están conectadas el volumen retumbaba en nuestras habitaciones», contó la mujer. Los efectivos se acercaron al lugar y los ocupantes de la casa bajaron la música. «Como mi papá es policía siempre toman represalias por ese lado y empezaron a golpear desde adentro de la casa de ellos la pared que divide ambas propiedades y retumbaba en la nuestra. Además, escuchábamos como lo insultaban. Eran como diez personas las que gritaban», siguió relatando.

Ataque en banda

Media hora después Maldonado se comunicó otra vez con sus colegas y cuando llegaron «la música estaba mucho más fuerte que antes. Mi papá también se acerca para pedirles que lo dejaran descansar porque tenía que trabajar». Tras su reclamo se generó una discusión y fue brutalmente agredido junto con su esposa Natalia y su hija Lucrecia de 16 años. «Mi padre cuando observa que ellas están siendo agredidas verbal y físicamente quiere sacarlas del lugar y es cuando recibe un tablazo en la espalda y le pegan con un ladrillo en la nuca. Cuando cae al suelo le dan golpes y alcanza a ver a un joven que le parte una maceta en la cabeza», continuó su relato. 

Hospitalizado

Ante el tumulto los efectivos policiales intercedieron para calmar los ánimos. Maldonado todo ensangrentado se subió a su automóvil y manejo hasta el hospital. Allí recibió las curaciones y permaneció internado en observación hasta las 11 cuando le dieron el alta. Posteriormente su familia lo trasladó hasta una clínica de Santa Rosa donde se hizo una serie de estudios. Estos demostraron que no presenta lesiones que pongan en peligro su vida. La entrevistada aseguró que están preocupados porque los agresores “nos amenazaron con incendiar y romper toda nuestra casa y el negocio. Y con pegarles a mis hermanos cuando estén solos”. 

Judicializados

En virtud de lo ocurrido este domingo, desde la comisaría confirmaron que los atacantes ya fueron identificados y deberán enfrentar una causa judicial caratulada «Lesiones y amenazas» con intervención de una fiscalía de Santa Rosa. Además, al dueño de la casa se le labró un acta de infracción por ruidos molestos, documento que fue elevado al Juzgado Municipal de Faltas.  

FOTO: La patrulla estacionada enfrente del hospital cuando el policía estaba siendo curado tras la golpiza que recibió. 

 

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.