La pastora Lidia de Winifreda, internada por Covid, lucha por su vida: «Tenía miedo de vacunarse», reveló su hijo

Los casos activos de coronavirus y las internaciones producidas a causa de la enfermedad han tenido un repunte en Winifreda. El mes pasado casi todos los días se registraron diagnósticos positivos. Una de las contagiadas fue la vecina Lidia Francisca Bogau, de 67 años, más conocida como «La Pastora» Lidia porque profesa la religión evangélica y con su familia tienen un templo filial de la Iglesia Pentecostal Argentina.

Desde el sábado 28 de agosto la vecina se encuentra internada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Lucio Molas de Santa Rosa con un cuadro de neumonía bilateral derivada del Covid-19 y su estado de salud es crítico. Permanece intubada en coma farmacológico, totalmente sedada y conectada a un respirador. 

Estas novedades fueron dadas a conocer por su hijo Gabriel Zuñiega, quien agradeció las innumerables muestras de afecto y pidió a la población que continué orando por la pronta recuperación de su mamá. «La cadena de oración no se detiene, todos los días a las 20 pueden rezar por mami y por mi hermana», le dijo a este medio informativo. 

«Tenía miedo de vacunarse»

Al ser consultado sobre si su madre se había aplicado la vacuna, respondió que «ella tenía miedo de vacunarse porque había escuchado que otras personas de su misma edad se habían aplicado las dos dosis y después fallecieron. Entonces ella por miedo nunca se quiso vacunar por eso llegó a este estado». Enseguida confió que «el médico nos dijo que si hubiese estado vacunada su salud no se hubiera agravado. Aparte el virus la complicó más por la diabetes elevada que tiene». Como consecuencia de la insuficiencia respiratoria, los médicos la acuestan en distintas posiciones para ver si mejora la oxigenación a sus pulmones. El más comprometido es el izquierdo. Sigue sedada y su organismo trabaja únicamente con los aparatos que tiene conectados. 

Marta, internada  

Su esposo Miguel Zuñiega, pastor de la iglesia evangélica, y su hija Marta Elizabet, hermana de Gabriel, también contrajeron Covid-19. El hombre se encuentra en su vivienda y Marta internada en el hospital de Winifreda aunque en las últimas horas fue trasladada a Santa Rosa para que le hagan controles.

«Papá se alimenta bien y lo estoy acompañando para que no se me venga abajo. Por lo tanto estoy aislado con él por ser contacto estrecho de un caso positivo, pero estoy perfectamente bien. Me dedico a la limpieza, hago la comida y rezamos por mamá. Confiamos que Dios la ayudará y a Marta también», cerró Gabriel. 

«Guerreras»

«Encargamos cadena de oración por mi abuelita que sigue mal y por mi mamá que también está comprometida. Sé que para Dios no hay nada imposible. Las amo viejitas y las esperamos guerreras», escribió en redes Agoos Lucero, nieta de Lidia e hija de Marta. 

«Un producto casero y natural»

Lidia y Miguel fueron noticia en 2019 cuando, entrevistados por el diario LA ARENA, contaron que construyeron en el patio de su vivienda y al aire libre un tradicional horno de barro calentado a leña y experimentaban una sensación sublime cuando veían salir de ese primitivo método de cocción sus alimentos. Todas las semanas, el matrimonio cocinaba unos 22 panes que pesaban 665 gramos cada uno y los comercializaban en el pueblo. «Un producto casero y natural», decían. Ambos heredaron esta milenaria tradición artesanal de sus antepasados y le daban valor en la modernidad.

FOTO: Lidia y Miguel, preparaban pan casero en el horno a barro

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.