Winifreda: abandonaron siete perritos en un predio comunal y los dan en adopción

Siete perritos de pocos días de vida fueron encontrados esta semana en el interior de la planta municipal de tratamiento de residuos donde también funciona una canilera. La intención clara de quien los abandonó allí era deshacerse de ellos para no asumir la responsabilidad de cuidarlos. Una de las trabajadoras del predio comunal enseguida los ofreció en adopción a través de las redes.

Esta fue una iniciativa de Lorena Munch. Uno de los cachorritos ya fue adoptado mientras los seis restantes están a la espera de alguna persona o familia responsable que les pueda dar un hogar. La empleada municipal rogó para que no se vuelva a repetir otra situación de abandono.

Testimonio conmovedor

Munch dejó al descubierto el cariño que siente por las mascotas. «Ingresamos a las 8 de la mañana, nos pusimos la ropa de trabajo y uno de mis compañeros observa por la ventana unos movimientos en el interior del predio. Cuando nos acercamos eran siete cachorritos, dos hembritas y cinco machitos», relató. Lo sucedido le provocó «indignación» más sabiendo que «el municipio hace todo lo posible para que estas cosas no ocurran. Desde hace bastante tiempo está el programa de castración gratuita, no cuesta nada acercarse hasta la veterinaria, sacar un turno y castrar el animal».

Durante la entrevista recordó que trabaja en la planta ecológica «desde que tenía 20 años y hoy tengo 38. Hay perros que hace 18 años que están acá porque nunca tuvieron la oportunidad de ser adoptados. No quiero que a estos cachorritos les pase lo mismo. Por eso si alguien tiene un espacio en la casa, es responsable y necesita compañía vengan a buscarlos. Ellos se los van a agradecer». También reveló que vivió momentos «dolorosos» en su lugar de trabajo. «He visto morir perros de viejos y los lloras porque te encariñas con ellos ya que los veía todos los días», dijo.

A su vez Munch aseguró que «a todos los canes les damos amor, comida, cuidados sanitarios, están vacunados, limpios y siempre invitamos a la gente que venga cuando quiera para verlos. Pero la cuestión es que no pueden vivir toda la vida encerrados, a nadie le gustaría vivir en ese estado». Acto seguido pidió enfáticamente que no arrojen canes hacia el interior del predio porque «tenemos muchos perros de caza y si alguno llegara a salir del canil a esos cachorritos los matan».

Los cachorritos abandonados esperan que una familia los adopte. La planta permanece abierta de 8 a 16:30.  

«Los tranquilizamos con amor»

Igualmente señaló que realizan un trabajo de adiestramiento. «Acá no se les pega a los animales, los tranquilizamos con amor. Les damos alimento balanceado y cuando empiezan a extrañar la carne se la empezamos a tirar primero de lejos hasta que por fin logras que el perro coma de tu mano. Cuando eso sucede significa que está amansado. Después viene la etapa de adaptarlos a los otros perros», detalló. Mientras la mujer hablaba, los canes nos miraban desde los caniles y estaban tranquilos. «Son inteligentes, aunque no lo creas cuando es la hora de la comida empiezan a ladrar los 25 perros que tenemos hoy y cinco minutos antes de que nos vengan a buscar empiezan a aullar y sus aullidos se escuchan desde el pueblo, como si supieran que nosotros nos vamos», reveló.

Importancia de la adopción

«Que el pueblo entienda que los perros tienen sentimientos, sienten dolor, frío, hambre y se enferman como nosotros. Por favor tomen conciencia de la importancia de la adopción y sean responsables para que no vuelva a ocurrir esto. Porque no está bueno que se queden el resto de su vida acá», fue su mensaje a la población. Todavía quedan seis cachorritos, cinco machitos y una hembra. «Gracias a Dios se fue compartiendo la publicación y una de las hembritas ya fue adoptada. Estamos en la planta de 8 a 16:30”, señaló. Como son pequeñitos permanecen apartados del resto de los animales en un improvisado hogar que les armaron. En el final Munch dijo que todos los perros del refugio están en adopción. Para llevárselos el único requisito es «darles mucho amor. No se los educa pegándoles eso los vuelve agresivos».

FOTO: Lorena Munch y su compañero Ernesto muestran los cachorritos 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.