Tercera generación de aviadores: Gastón Minutta ya es Piloto Privado

Gastón Minutta tiene 32 años y hace pocos días se recibió de Piloto Privado de Avión. De esta manera, se convirtió en la tercera generación de la familia con ese apellido dedicada a la aviación. «Esto viene de herencia porque mi abuelo y mi padre también fueron pilotos, es una especialidad que la llevamos en la sangre», dijo Gastón emocionado tras cumplir su objetivo. 

«Era un sueño»

«Era una meta que tenía pendiente hace bastante tiempo. En 2019 ya estaba listo para rendir los exámenes finales, pero el año pasado los inspectores que vienen de Buenos Aires no podían ingresar a La Pampa por la pandemia. Finalmente, el 23 de julio tuve la posibilidad de concretar un sueño: recibirme de piloto privado de avión. Un logro personal muy satisfactorio», contó con alegría el aviador. Previamente realizó un curso presencial teórico-práctico y completó 40 horas de vuelo en el Aeródromo de General Pico. El alumno rindió un examen ante un Inspector de Vuelo designado por la Administración Nacional de Aviación Civil (ENAC), que ya había recibido un informe sobre su rendimiento. Un día antes, Gastón descansó en su hogar donde repasó y analizó eventuales problemas que podrían llegar a surgir. Pero se tenía mucha fe. Al día siguiente emprendió viaje hacia la ciudad piquense. 

Ejercicios en el aire

La prueba duró 40 minutos. «Me tomó una evaluación de manual más los ejercicios prácticos en el aire y pista. En todo momento el inspector estuvo conmigo. Tuve que pilotear un avión Cesna 152 a distintas alturas, entre 500 y 2.000 pies, y demostrar todo lo que había aprendido en esas 40 horas. El inspector certificó que estoy en condiciones de volar solo y fui habilitado como piloto privado», declaró.  

Con respecto a las maniobras aéreas, dijo que fueron «las básicas, pero hacen hincapié en que uno conozca las distintas partes de la aeronave, sepa controlarla, aterrizar correctamente en pista o en un campo ante una situación de emergencia, las condiciones ambientales para que ese vuelo sea lo más perfecto posible y no corra riesgo mi vida». Se sintió «bien preparado y tranquilo en todo momento del examen, no cometí errores. Le puse todas las fichas después de tanto estudio y sacrificio que uno hizo para llegar a esto». A la hora de los agradecimientos Gastón mencionó al instructor Hernán Nassi de General Pico, piloto del Avión Ambulancia de la provincia. También a Luciano Costa López de la ciudad de Rosario, Santa Fe, el inspector designado por la ENAC para evaluarlo. No se olvidó de toda su familia y a amistades.

Gastón Minutta en el Aeroclub de General Pico con sus instructores. Su meta ahora es ser piloto comercial  

Sacrificio  

Gastón va por más. Su próximo desafío será obtener la licencia como piloto comercial para lo cual deberá acreditar 25 horas más de vuelo. Eso le permitirá trasladar hasta tres pasajeros y participar de bautismos de vuelo. «Por el momento voy a volar solo disfrutando el avión», dijo entusiasmado. Cuando se le preguntó si está en sus planes comprarse una aeronave, respondió afirmativamente, pero aclaró que para lograrlo «tendré que hacer mucho sacrificio como hice hasta ahora, capaz el doble, pero la idea es en algún momento llegar a tener mi propio avión». 

Tradición familiar

Lo cierto es que el apellido Minutta ya tiene la tercera generación de pilotos. «Mi abuelo Héctor Omar Minutta fue piloto Aeroaplicador al igual que mi padre Omar más conocido como ´Cholo´ (ambos fallecidos). Mi idea es ser piloto aeroaplicador y ante la incertidumbre de que las fumigaciones algún día se puedan llegar a cortar me gustaría aprender a volar aviones hidrantes utilizadas para apagar incendios», adelantó sus planes.

Gastón pasó su infancia y parte de su adultez en Winifreda. Actualmente está radicado con su novia en Eduardo Castex donde trabaja en un concesionario de maquinarias agrícolas en la parte de servicios, técnico de cosechadoras, pulverizaciones y pasturas. «Tenemos capacitaciones sobre  manejo de herramientas y unidades agrícolas. Es un trabajo demandante por eso me fui organizando y cuando me sobraba tiempo estudiaba y me iba a volar a Pico. Con organización y apoyo familiar nada imposible», finalizó. 

«Cholo» Minutta, padre de Gastón, fue aeroaplicador 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.