Explosión e incendio en Winifreda: bombero arriesgó su vida, salvó a su hijo y sufrió quemaduras

Un impactante incendio se desató durante la tarde-noche de ayer en una vivienda rural de Winifreda. El siniestro se originó cuando un hombre intentaba reavivar el fuego de una estufa a leña y de repente explotó un bidón que contenía combustible. Las llamas rápidamente se generalizaron por las habitaciones del inmueble. El vecino en medio de la situación extrema y arriesgando su vida pudo rescatar a su hijo menor de edad y tras esa acción sufrió quemaduras de primer y segundo grado.

Por la inhalación de gran cantidad de aire caliente y monóxido de carbono sus vías respiratorias quedaron afectadas. La víctima permaneció internada en el Hospital Lucio Molas de Santa Rosa donde en la guardia destinaron una cama de terapia intensiva para atenderlo. Este martes a la mañana fue dado de alta.  

Salvó a su hijo

El trágico episodio ocurrió en un campo situado a unos 9 kilómetros al oeste de la localidad. Allí viven desde hace un par de meses Ignacio “Nacho” Martín, su esposa Mirian De Cristofaro y su hijo Elías de 10 años. Martín es una persona multifacética: bombero voluntario, enfermero y titular de una empresa de servicios sociales. También muy solidario. «Hace dos meses que estoy viviendo en el campo, en una casa ubicada a unos 2500 metros de la vivienda de mi suegro. Eran las 19:15 cuando intenté reavivar el fuego de una estufa a fundición tipo eskabe y de repente explota un bidón que tenía gasoil especial y estaba muy cerca de la estufa. Las llamas se extendieron tan rápido que no pudimos hacer nada», contó Martín con voz entrecortada. En medio del caos, su prioridad era salvar a su hijo que se encontraba en una habitación. «La ventana de la pieza tiene rejas entonces tuve que pasar por la puerta donde había fuego. Pude rescatar al nene y dejarlo a salvo. Miriam en ese momento estaba afuera. Después ingresé nuevamente para buscar a la gatita de mi hijo, la rescaté y está viva. Me envolví todo con una manta mojada y logré sacar varios objetos», abundó.

Internado en la guardia  

El servidor público sufrió quemaduras de primer y segundo grado. «Estaba en chancletas cuando ocurrió todo por eso tengo ampollas en los dos pies donde más tiempo me va a llevar recuperarme. Después me quemé el cuello, un brazo y la cabellera por eso me van a ver pelado. Además, tengo dañadas las vías respiratorias por la gran inhalación de aire caliente y monóxido de carbono y los pulmones comprometidos», precisó.

Ante el llamado de alerta, acudieron al lugar policías, bomberos y personal del Hospital Juan Smith con una ambulancia. «Todos los profesionales y servidores públicos se portaron de maravillas», destacó Martín. Mientras los bomberos realizaban tareas de enfriamiento el paciente era trasladado al Hospital Lucio Molas de Santa Rosa. Su estado era para terapia intensiva, pero todas las camas UTI estaban ocupadas. Lo mismo sucedía en otros establecimientos sanitarios. «En la guardia del Molas destinaron una cama de terapia y ahí estuve monitoreado. Me atendieron excelente», resaltó la atención recibida.

Esta mañana le dieron el alta. Ahora debe seguir cuidándose en su casa de la zona urbana. Mientras dialogaba con este medio, estaba acostado y sentía dolores. Igualmente aseguró que saldrá adelante. Profesionales del hospital acuden a su casa para realizarle las curaciones con cremas, vitaminas, antibióticos inyectables y dexametazona para desinflamar pulmones y vía aérea.

Pérdidas materiales

Martín tomó conocimiento que la vivienda rural quedó calcinada un 70 %. «Las pérdidas materiales superan los 300 mil pesos. Se quemaron aires acondicionados, impresoras láser, computadora, cargadores de teléfonos, mi celular, un handy personal, el de bomberos gracias a Dios me lo había dejado en el cuartel. La mayoría de las cosas que saqué están rotas o quemadas. Lo único que se salvó fue una Play 4 de mi nene y un par de armas», cerró.

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.