“Nacho” Martín emitió su programa de radio desde Colonia Barón y recibió grandes elogios

El winifredense Ignacio “Nacho” Martín, recibió cientos de elogios tras realizar -el miércoles- su programa de radio desde la residencia para personas mayores del doctor Oscar Mario Sosa de Colonia Barón. «Tenés un corazón gigante», «ante los ojos de Dios, cuánto habrá de valorar tu caridad. Los adultos mayores han vivido algo inusual. Valoramos tus virtudes de generosidad ejemplares, tan necesarias para con nuestros queridos y respetables mayores», fueron algunos de los comentarios que le dejaron en redes al locutor radial, enfermero y bombero voluntario. 

Mensajes de todo el país

Tal como lo había anunciado, Martín condujo su programa semanal “Folclore y Recuerdos” desde la institución de la localidad vecina, una emisión especial para los 21 residentes, cinco nativos de Winifreda. La transmisión salió por streaming para una cadena de radios de Frecuencia Modulada con alcance en una amplia geografía provincial. Los adultos mayores escucharon excelente música y mensajes enviados por sus familiares directos desde distintas provincias. A su vez, hubo una coreografía e imitaciones.  De esta manera, la presencia de Martín revolucionó Colonia Barón. Pobladores se acercaron a la residencia con presentes y para agradecerle lo que estaba haciendo.

«Fue muy emocionante, emotivo y hermoso», dijo Martín al trazar un balance del acontecimiento histórico que lo tuvo como protagonista. Sin embargo, aseguró, con la humildad que lo caracteriza, que el mérito es de los adultos mayores y el personal de la institución. 

«El estudio se armó con la colaboración de la radio del pueblo, FM Encuentro del winifredense Pablo Stremel; gracias a él a mí me empezaron a escuchar en Barón. Los equipos con los que transmitimos son míos, estuvieron alojados en el hall de entrada, separados de los abuelos por un vidrio por una cuestión de cuidados sanitarios, que se tuvieron todos. Detrás de una puerta doble con vidrio las personas podían verme y escuchar la transmisión», explicó el impulsor de la iniciativa. En toda la audición no paraba de recibir mensajes de audio de familiares de los adultos mayores, que escuchaban el programa a través de distintas plataformas digitales desde La Plata, Pergamino, Buenos Aires, Capital Federal, Neuquén, Río Negro, San Luis, Córdoba, Puerto Madryn, Santa Rosa, entre otros alejados lugares.

 

Atribuyó tanta audiencia a «un trabajo realmente impecable de las chicas del Hogar quienes en la previa se comunicaron con los familiares de los 21 residentes, les pasaron las páginas web por donde podían escuchar la radio y se hizo un efecto multiplicador». Contó una anécdota. «El administrador de la página web de FM Encuentro es de Santa Rosa. La gente veía su número telefónico, le mandaban mensajes y él desde la capital pampeana me los reenviaba. Fue increíble lo vivido, mucho más de lo que uno podía imaginar», declaró Martín. «Cada vez que escuchaban un mensaje de un familiar los abuelos aplaudían y hubo muchos llantos. Lloraron mucho y había que contener esas emociones», destacó. También dijo que quedaron muchos mensajes sin leer.

Imitaciones, historias de vida y baile

Personajes del pueblo fueron a visitarlo. «Un  riojano que vive en Barón nos hizo una imitación de Doña Jovita vestido como ella y con la voz idéntica al personaje. Se acercó con su guitarra y estuvo conmigo detrás del vidrio. El músico Alejandro Yicarean, una persona maravillosa, me hizo un video desde su casa tocando su acordeón, mandó el material y después vino para ver a los abuelos. Se vivieron cosas increíbles», comentó. Y hubo más. La encargada de la residencia Marcela Balmaceda y Lucerito, un adulto mayor, bailaron una danza folclórica con indumentaria acorde a la melodía. El hombre en cuestión emocionó con su historia de vida. «Tenía problemas con una adicción, lo trajeron al hogar y su vida cambió. Nos contaba que hoy es una persona muy feliz y quiere vivir muchos años más. Emocionante hasta las lágrimas», reseñó Martín quien se mostró complacido porque «participaron todos los adultos y eso fue realmente maravilloso». 

 

Objetivo cumplido  

Fuera de la residencia «la gente estacionaba sus autos, tocaba bocina, mucha se acercó a la puerta para conocerme y darme regalos, especialmente comida. Toda quedó para el hogar. Me dieron una importancia que no merezco. El mérito lo tiene el personal y sus residentes. Les regalamos un programa de radio a todos ellos y a los cinco abuelos de Winifreda los he tratado como enfermero». Bomberos voluntarios también se acercaron a saludarlo. 

Además, no dudó en afirmar que a lo mayores los vio «totalmente felices». «Ellos todos los miércoles me escuchan, me mandan mensajes hermosos y al aire me había comprometido a hacer un programa desde la residencia y pudimos lograrlo. Todo salió perfecto a tal punto que en las dos horas no falló Internet. Las ganas y el entusiasmo estaban puestos para que todo salga así. Objetivo totalmente cumplido”, cerró. Antes de marcharse se sacó una foto con cada uno de los adultos mayores.

 

 

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.