31 de mayo: Día Mundial Sin Tabaco

El Día Mundial Sin Tabaco se celebra en todo el mundo el 31 de mayo de cada año. Esta celebración anual informa al público acerca de los peligros que supone el consumo de tabaco, las prácticas comerciales de las empresas tabacaleras, las actividades de la OMS para luchar contra la epidemia de tabaquismo, y lo que las personas de todo el mundo pueden hacer para reivindicar su derecho a la salud y a una vida sana, y proteger a las futuras generaciones.

La Asamblea Mundial de la Salud instituyó el Día Mundial sin Tabaco en 1987 para llamar la atención mundial hacia la epidemia de tabaquismo y sus efectos letales. La celebración de este día es una oportunidad para destacar mensajes concretos relacionados con el control del tabaco y fomentar la observancia del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. El consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

La cantidad de adultos fumadores está disminuyendo en el mundo y, también, en la Argentina. Cada vez hay más conciencia del riesgo que impone el tabaco no sólo a nivel pulmonar sino también cardíaco. Pero la OMS advierte que el tabaco todavía mata a 8 millones de personas cada año, un millón de ellos por exposición al humo ajeno. 

Las estrategias para captar nuevos fumadores se diversifican e incluyen estudios falsos a favor de la nicotina en medio de la pandemia de COVID-19. Por ejemplo, se difundió  que los fumadores tenían menos riesgo de morir por COVID-19 y hasta se sugirió que la nicotina podía proteger a los pulmones del SARS-COV-2 al reducir los receptores ACE2, cuando lo cierto es que el tabaco no protege al organismo humano del coronavirus sino que multiplica el riesgo de infarto y otras patologías cardiovasculares. 

Los cigarrillos electrónicos no son una solución

Los cardiólogos subrayan también que los cigarrillos electrónicos también tienen riesgos por los elementos químicos que contienen y porque generan un hábito. Un estudio mostró que los cigarrillos electrónicos con aditivos que les dan saborproducen daños a nivel endotelial y podrían ser cardiotóxicos a largo plazo.  

Aislamiento y tabaco

Según una encuesta realizada durante el aislamiento preventivo obligatorio por la Asociación Argentina de Tabacologíasobre 1795 adultos, un 71% de los fumadores manifestaron que quieren dejar de fumar y 70% declara estar más preocupados frente al COVID-19 por ser fumadores.

Sin embargo, un 59% de los fumadores cree que imposible o no se propone dejar de fumar en estas circunstancias, según los datos preliminares difundidos por AsAT. «Esto nos indica que hay mucha gente que quiere dejar de fumar pero que cree que no puede, ya que intentaron abandonar el hábito solos y fracasaron. Es importante que sepan que los tratamientos efectivos combinan tratamientos farmacológicos y terapias cognitivo- conductuales y se puede acceder a ellos a través de la telemedicina», explicó la psiquiatra Julieta Cassone, vicepresidenta de la AsAT.

A través del 0800-999-3040, línea telefónica gratuita, el Ministerio de Salud ofrece información y asesoramiento sobre cesación tabáquica.

Fuente: Filo.News

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.