Winifreda: en invierno las tasas municipales aumentarán un 40 %

El Concejo Deliberante de esta localidad aprobó por mayoría la ordenanza tarifaria 2021 que establece un aumento de las tasas municipales del 40 %. El incremento se aplicará de manera escalonada: un 13 % en junio, luego un 13 % en julio y un 14 % en agosto en coincidencia con la llegada de los primeros meses del invierno. 

Este esquema de subas en tres tramos fue propuesto por el Ejecutivo Municipal encabezado por la intendenta Adriana García. El ajuste de los valores de las tasas fue rechazado por la oposición porque se dará en medio de la segunda ola de Covid-19 y cuando la situación económica general es muy complicada. También, señalaron que los permisos de construcción aumentarán un cien por ciento y denunciaron que el costo de la licencia de conducir emitida por el municipio «es uno de los más caros de La Pampa». 

Por su parte, el oficialismo admitió que «no resulta simpático» una actualización tarifaria. Sin embargo, la apoyaron argumentando que se aplicará en tres meses, servirá para mantener «la eficiencia» de los servicios que se brindan a los vecinos/as y sostener la obra pública que da «mucho trabajo».

Rechazo de la UCR 

El asunto fue puesto a votación en la última sesión ordinaria celebrada el viernes. Primero dio su postura el bloque de la UCR. En este sentido, Mario Corredera comenzó diciendo que los servicios «van a aumentar un 40 por ciento en tres meses, si bien es un gesto por parte del Municipio hacerlo de esta manera, tampoco es un gran beneficio para la gente». «Entendemos que la inflación anual estará en ese porcentaje y que actualizar los precios sería una cuestión lógica, pero también tenemos que atender la situación que estamos atravesando: ahora nuevamente estamos en Fase 1, la gente sin trabajar, poniendo el hombro y sufriendo», agregó. En este marco consideró que «es bastante desagradable poner a aprobación estos aumentos en un mal momento».

 

Asimismo, Corredera apuntó que «otros ítems» de la tarifaria «han tenido aumentos mayores como los permisos para la construcción, que en algunos puntos han llegado al 100 por ciento, nos parecen exagerados». Desde su perspectiva, «en un contexto de desocupación, inflación y niveles de pobreza, la construcción es una de las fuentes de mano de obra más importantes en todo el país y Winifreda no es la excepción. No creemos que estos aumentos vayan a interrumpir un proyecto, pero en vez de estimular echan para atrás a un emprendedor o a una persona que quiere comenzar a construir». Por último, se enfocó en las licencias de conducir. «Hicimos una presentación ante el Ejecutivo pidiendo explicaciones sobre por qué los winifredenses tenemos una de las licencias de conducir más caras de La Pampa y nunca recibimos una respuesta. El costo es realmente oneroso y ahora vuelven a aumentar», lamentó.  

Invocan servicios de calidad y obra pública 

Al momento de defender la tarifaria, la edila María de los Angeles Kisner (Frejupa), sufrió una alteración vocal. «No resulta simpático para nadie cuando hablamos de aumentos y cuando los implementa el municipio pareciera que son hasta ofensivos. Pero hay una realidad de la cual no estamos exentos: el alto índice de inflación origina cambios en las variables económicas y hace que los precios suban al igual que los insumos», fueron sus primeras palabras. «Transcurrimos años atípicos, lo fue el 2020, lo será el 2021, y el municipio sigue prestando los servicios con total normalidad. Si bien es su competencia siempre está acorde a las circunstancias», continuó. De acuerdo a su visión, en el vivero municipal y en la zona urbana «se ven obras de gran envergadura que le dan trabajo a mucha gente». Su voz se hacía más tenue. «La demanda social fue considerable en 2020, también este año y puede satisfacerse», amplió. «Esta suba escalonada de un 13 por ciento  en junio, un 13 por ciento en julio y un 14 por ciento en agosto es considerable para seguir logrando la eficacia de los servicios», justificó la concejala tras lo cual dijo «estoy sin voz».

 

Por su parte, su compañero de bloque Marcos Ponce, sostuvo que «uno de los servicios que se brinda con mucha calidad es recolección y separación de residuos, en los últimos tiempos ha progresado muchísimo. La erogación que demanda mes a mes la recolección es muy grande». Ante sus pares se comprometió a que «cuando volvamos a sesionar vamos a presentar un análisis de los  costos mensuales que demanda la prestación de los servicios públicos». 

Cabe mencionar que la comuna, desde 2017, cobra sus tributos a través del recibo de luz de la Cooperativa Eléctrica con la que además tiene firmados convenios de concesión del agua potable y alumbrado público. De esta forma, tiene prácticamente asegurada la recaudación.

Cobran tasas a quintas

Según el Ejecutivo Municipal, desde el año 2014 rige una ordenanza que declara «zona urbana« a un sector de quintas que están alrededor del pueblo. Sus propietarios estaban exentos del pago de tasas municipales hasta el año pasado en que el municipio decidió cobrarles los servicios que les brinda, pero no de manera retroactiva. Los concejales Marcos Ponce y Sergio Bellendir dijeron que la ordenanza en cuestión permite esa cobranza y dejaron en claro que «todo lo que está dentro del ejido urbano tiene que abonar tasas municipales». Luego respondieron una inquietud de la oposición sobre un quintero. «Al vecino se le cobra únicamente el servicio que se le presta: riego y mantenimiento de calle o desmalezamiento o limpieza de alambrados».

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.