Victorica firma convenios con la DPV para mantenimiento de banquinas en rutas

La Municipalidad de Victorica realiza trabajos en forma continua de desmalezamiento de banquinas y bosquecillos en rutas provinciales mediante convenios celebrados con la Dirección Provincial de Vialidad (DPV). Brinda ese servicio con sus propias herramientas y trabajadores. En pandemia no tuvo interrupciones.

Estos acuerdos -avalados por el Concejo Deliberante- le han permitido incorporar mano de obra para llevar adelante el cometido pactado por el cual ingresan recursos provinciales al erario municipal en concepto de retribución económica por la tarea concretada.

Al respecto, el intendente Hugo Kenny reveló que hace una década y media que el municipio acepta la modalidad de contratación de la DPV para el mantenimiento de banquinas en las rutas provinciales Nº 10 hasta Winifreda y Santa Isabel, y Nº 105 hasta el límite con la provincia de San Luis.

Cuadrilla y equipos

«Este contrato lo vamos renovando año a año y ya lleva 15 años de ejecución. La municipalidad posee una cuadrilla, dos equipos de desmalezamiento y un motorhome adaptado para que los trabajadores afectados a esta tarea puedan ir movilizándose”, comentó Kenny. La repartición oficial determina en qué momento del año comienzan a realizarse los cortes de pastos y malezas y la periodicidad de los mismos. 

A su vez el jefe comunal amplió que la comuna dispone de dos tractores con sus respectivas desmalezadoras de arrastre, maquinarias que ha ido renovando permanentemente, desmalezadoras de mano, el motorhome y cartelería de señalización de precaución.

«Cuatro empleados municipales se movilizan y a veces hay una rotación de personal porque son varios días que tienen que vivir arriba del vehículo para poder cumplir con el trabajo. Cuando regresan a Victorica tienen días de descanso con la familia, a veces aprovechan para limpiar la zona aledaña al pueblo y después parten nuevamente», apuntó sobre el desenvolvimiento de los operarios. 

300 kilómetros

Asimismo, explicó que en cuanto a los ingresos, la DPV «paga por hectárea trabajada, los precios se establecen en cada contrato y las determinaciones de precios corrigen la inflación generada durante el transcurso del convenio. En total son unos 300 kilómetros de banquinas que debemos mantener». 

Además, se le consultó sobre si la repartición provincial lleva adelante controles. En este sentido, el mandatario local respondió «totalmente, hay inspectores que aparecen sin avisar para visualizar el trabajo que hacen los equipos municipales». 

FOTO: La comuna sumó una nueva desmalezadora de arrastre 

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.