Proyecto productivo en Winifreda: colectivo convertido en Granja Avícola Móvil.

Un viejo colectivo de la Municipalidad de Winifreda fue convertido en una Granja Avícola Móvil que permite a las gallinas ponedoras alimentarse al aire libre. El emprendimiento persigue un doble propósito: la producción de huevos ecológicos y abono natural para la huerta municipal y el terreno donde se encuentren las aves.  

El responsable del área comunal de Producción, Agustín Pieraligi, de profesión veterinario, contó que en el parque automotor se encontraba en desuso un micro Mercedes Benz 11/14, que en la localidad había sido bautizado por niños y adolescentes como “El Zanahoria” y durante muchos años había sido utilizado para el traslado de distintos contingentes. La intendenta Adriana García decidió darle una utilidad y sumarlo a los proyectos productivos en marcha. «Desde el Ministerio de la Producción nos dieron varias ideas. Una de ellas era que esta granja avícola podía hacerse en un carro o en una casilla tirada por una camioneta», recordó. Sin embargo, «teníamos este colectivo, entonces el personal del taller lo acondicionó y lo convirtió en un gallinero móvil». Para ello «se sacaron todos los asientos y gran parte del piso donde se colocaron rejillas o mallas de acero electro soldadas. Este material permite que las gallinas puedan hacer sus necesidades y el excremento caiga en el suelo, de esa forma se va abonando la tierra junto con el estiércol que ellas generan durante el día cuando andan sueltas». 

Producción 

Actualmente, están en producción 60 ponedoras coloradas que fueron donadas al municipio desde la Provincia. Pieraligi las cuidó desde bebés y no tuvo ningún problema con la crianza. «Llegaron el 4 de septiembre del año pasado y en enero de este año ya estaban poniendo huevos, rompieron postura bastante temprano. Todas están totalmente desestresadas, en un espacio cercado con una red y un boyero alimentado con energía solar para ahuyentar a animales como zorros, comadrejas y demás», precisó. «Se alimentan de los sobrantes y desperdicios de la huerta (restos de frutas, verduras, hojas) más lo que puedan consumir ellas del suelo. Eso reduce entre un 50 y 60 por ciento la ingesta de alimento balanceado y muchísimo los costos de producción. Además tienen bebederos», abundó. Cuando la unidad se movilice hacia otro lugar -el motor funciona- todo el abono servirá como fertilizante natural y el suelo quedará apto para la siembra. El mismo procedimiento se aplicará en otro espacio. 

 

 

Funcionamiento 

Dentro de la unidad fueron construidos 40 nidales y en cada uno entran 5 o 6 gallinas para poner huevos, no lo hacen todas juntas sino que se van turnando. El micro tiene capacidad para 200 ponedoras. Estas ingresan a sus instalaciones por una rampa hecha con hierros y durante la noche duermen sobre perchas de madera a una determinada altura. La rampa se eleva y al día siguiente se vuelve a bajar. Recolectan 50 huevos diarios, pero esa cantidad se incrementará porque algunas gallinas rompieron postura hace unos días. «Apuntamos a la producción de huevos sin contaminantes y la fertilización del suelo de manera agroecológica. Esto es posible lograrlo porque las gallinas no están confinadas dentro de jaulas», resaltó Pieraligi. 

 Además de este proyecto, cabe mencionar que en el ámbito de la producción, el municipio puso en marcha una plantinera, plantación de vides, olivares y huerta orgánica. Todos están en un predio de siete hectáreas. Ya están ocupadas 10 personas. La siguiente meta es una planta de procesado de frutas y verduras.

ESPECIAL 106º ANIVERSARIO DE WINIFREDA

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.