Concejales de Winifreda: «Destinamos la dieta para ayudar a la gente»

Los concejales radicales de Winifreda hablaron sobre el trabajo que llevan a cabo en el ámbito social por fuera del Concejo Deliberante. Según manifestaron han brindado asistencia económica a familias con necesidades puntuales y comprado herramientas de trabajo para emprendedores. Para ello utilizan la dieta que perciben mensualmente por su labor legislativa.

En la actualidad se sienten «desbordados» de pedidos. Al respecto, el concejal Mario Corredera, comentó que junto a sus pares Romina Mota y Franco Barrabasqui decidieron tener «una participación activa» en la resolución de determinadas problemáticas sociales sabiendo de antemano que «todo se maneja con recursos y los que tenemos nosotros son muy escasos. Sin embargo decidimos destinar una parte del sueldo que cobramos para ayudar a la gente». 

En este sentido, empezaron colaborando con algunos emprendedores. «El primer caso surgió luego de una conversación cotidiana con un emprendedor. Tenía una idea y nos propusimos ayudarlo con la compra de herramientas para sus trabajos en madera de pallets. Después otra emprendedora nos había pedido insumos para trabajar con hierro, pero finalmente se inclinó por la madera. Y a otra vecina le entregamos un pequeño electrodoméstico para el lavado y secado de mascotas», detalló Corredera. A su vez, Mota acotó que «también hemos ayudado a un emprendimiento gastronómico con la compra de insumos».

Situaciones alarmantes

Siempre evalúan que la «idea productiva sea sustentable en el tiempo». Mota precisó que «queremos fomentar el trabajo de los emprendedores, pero hoy por hoy las necesidades de la gente se vieron incrementadas y recibimos comunicaciones de situaciones alarmantes y urgentes por cubrir». 

Consultada sobre cómo actuaron ante estos casos, respondió: «Le hemos pedido a la gente que concurra a Acción Social del municipio, el lugar donde deben canalizarse este tipo de inquietudes, incluso nosotros hemos ido a hablar con la encargada del área y hemos sido muy bien atendidos». Sin embargo marcó que «en los hechos no hemos visto el resultado que nosotros esperábamos y frente a eso no tuvimos más alternativa que destinar los pocos recursos que teníamos. De esta manera hemos pagado recibos de luz, gas e impuestos municipales, hemos comprado zapatillas a niños y mercaderías. Hoy nos vemos desbordados de solicitudes de ayudas por la realidad que estamos viviendo» producto de la pandemia.  

Desbordados e impotencia 

En la misma línea, Corredera recordó que el año pasado compraron una computadora y se la entregaron a una familia con niños en edad escolar para que pudieran continuar el proceso de enseñanza que fue mayoritariamente virtual. «Los chicos están muy contentos y de hecho cada vez que tenemos la posibilidad de hablar con el padre nos agradece un montón», dijo.  «Siempre estamos atentos a todas las necesidades y por ahí nos vemos desbordados y nos produce cierto grado de impotencia no poder ayudar a todos en la medida que quisiéramos», evaluó. En este sentido, señaló que «no descartan» adquirir otro implemento informático ante un pedido de jóvenes que quieren empezar una carrera a distancia. No lo han hecho aún porque «llega gente a la que le falta un plato de comida y no podemos mirar para otro lado». «Nos gustaría dar una solución definitiva, pero eso nos excede, pasa por otro lado. Hacemos una ayuda paliativa y la gente así lo entiende y lo agradece». 

Destacaron además que han recibido aportes del bloque de diputados provinciales de la UCR y con esos recursos financiaron la compra de un saturómetro para el hospital. 

En el final, Mota sostuvo que «estamos muy contentos con lo que venimos haciendo, a nivel personal nos genera una gran gratificación. Sentimos que más allá del lugar que hoy nos toca ocupar esto tiene que ver más con cuestiones morales, con nuestros valores».

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.