Santa Agueda: misa en su honor con los bomberos como invitados

El 5 de febrero fue el día dedicado a la advocación de Santa Agueda, protectora de las enfermedades del pecho y en Argentina patrona o benefactora de los bomberos voluntarios. Por este motivo, en la iglesia Cristo Redentor de Winifreda, el sacerdote Miguel García, celebró una misa en su honor e invitó especialmente a los servidores públicos locales.

Participaron de la liturgia tres bomberas y un bombero, quienes leyeron lecturas bíblicas y ayudaron en el servicio del altar. «Me sentí muy complacido con la respuesta de ellos, aprovecho este medio para agradecerles», dijo el responsable del templo.  

García reseñó que Agueda «es una santa italiana que fue masacrada. Es la patrona de las enfermas con cáncer de mama y de la lucha contra el fuego, de ahí que los bomberos en todas partes del mundo la incorporan como patrona». Conociendo su historia, el sacerdote dijo que en los tiempos actuales sería «una fiel exponente de la lucha contra la violencia de género». Asimismo reflexionó: «Conocemos a los grandes santos y no tanto a los santos de menor porte o a las santas mujeres que aportaron mucho para la espiritualidad de la iglesia incluso a nuestro país en los albores de nuestra historia».  

Biografía 

Santa Agueda de Catania es una virgen mártir según la tradición cristiana, y su día se celebra el 5 de febrero. Fue una joven siciliana de una familia distinguida y de singular belleza que vivió en el siglo III. 

El senador Quintianus se aprovechó de la persecución del emperador Decio (250/253) para intentar poseerla. Como no obtuvo la respuesta esperada torturó a la joven virgen hasta llegar a ordenar que le corten los senos y obtuvo la famosa respuesta de Santa Agueda: «Cruel tirano ¿no te da vergüenza torturar en una mujer el mismo seno con el que te alimentaste de niño?»

La santa fue consolada con una visión de San Pedro quien, milagrosamente la sanó. Pero las torturas continuaron y al fin fue echada sobre carbones encendidos en Catania, Sicilia. Según la tradición siciliana, en una erupción del volcán Etna ocurrida un año después del martirio de Santa Agueda la lava detuvo su curso al pedir los pobladores la intervención de la santa mártir. Santa Agueda es hoy la patrona de la ciudad de Catania y ciudades aledañas, que la invocan como protectora contra el fuego, los rayos y el volcán Etna. En Argentina es benefactora de los bomberos voluntarios.  

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.