Guillermina Cabral, una tejedora de trayectoria internacional

La tejedora Guillermina Cabral, es una de las mejores artesanas de La Pampa y el país. Se destaca porque utiliza lana de oveja, jarillas, piquillín y manzanilla para confeccionar sus tejidos.

En su casa de Victorica tiene instalado un telar con el cual confecciona distintos tipos de piezas, entre ellas los ponchos Pampa. La calidad y belleza de los trabajos tejidos que realiza le han valido el logro de premios y distinciones en el orden provincial, nacional e internacional. Incluso fue tapa de una revista latinoamericana.

Su historia de vida fue contada por su amiga Gloria Cazenave, directora municipal de Cultura de esta localidad del oeste pampeano. «Es una descendiente del pueblo ranquel que supo guardar celosa y cuidadosamente ese arte ancestral heredado de sus abuelas», marcó al inicio y continuó: «Guillermina nació en Colonia Emilia Mitre y siempre me contó que desde muy joven tuvo muy en claro que no se quedaría a vivir ahí. Así fue como un día montó a caballo, llegó hasta Santa Isabel y allí consiguió a alguien que la alcanzara hasta Victorica». Su madre, Beneranda Cabral, tejía en telar y vendía las prendas para el sostenimiento de la economía familiar. «Guillermina a poco de instalarse en Victorica, una de las primeras cosas que armó fue su telar en el patio de su casa, estaba hecho con palos de jarilla que yo llegué a conocer. Y allí comenzó a trabajar», recordó.

Reconocimiento

Con el tiempo sus productos recibieron un certificado de autenticidad y fueron difundidos por el Mercado Artesanal del Gobierno de la Pampa. «Tiene un espíritu de superación constante. En tres o cuatro oportunidades Guillermina obtuvo primer premio en la Rural de Palermo por un poncho tejido en telar. Además es una persona reconocida dentro del MATRA (Mercado Nacional de Artesanías Tradicionales). Eso le permitió exponer sus creaciones en el Palacio Nacional de las Artes y ser parte de una feria interamericana que se hizo en el país hace seis años», enumeró. También junto a su sobrina Liliana Cabral participó en calidad de invitada en el II Congreso Gaucho que tuvo lugar en el Congreso Nacional coordinado por Malena Berrueta. En 2019, la Cámara de Diputados de La Pampa le entregó una plaqueta como «Mejor Artesana Pampeana».

Ese mismo año fue parte de una publicación de la revista Vogue Latinoamérica. «Fuimos el nexo desde mi área para que los periodistas llegaran a Victorica y la entrevistaran a Guillermina. Se quedaron tres días en el pueblo y buscaron la excelencia porque vinieron con el fotógrafo Sebastián Arpesella, quien retrata solo a celebrities, y sacó unas lindísimas fotografías», dijo.

 

«La tarea de Guillermina siempre estuvo circunscripta al interior de su vivienda y nosotros desde la función advertimos que no estaba siendo visibilizada correctamente. Si bien ella había desandado su camino, hicimos una fuerte apuesta con talleres y desfiles con ponchos exclusivos de Guillermina  y su sobrina Liliana. Hoy Guillermina  da clases de telar en la Casa de los Artesanos y todos los años tiene entre 10 y 12 alumnas», apuntó Cazenave.

Producción

Cabe resaltar que la artesana confecciona ponchos, caminos de mesa y peleros, (especie de matra que se coloca encima del lomo del caballo). «No puedo creer hasta donde llegué gracias a mis manitos», dijo Guillermina Cabral con la sencillez que la caracteriza. El telar ya no se encuentra al aire libre sino en una de las habitaciones de su casa. «Sus prendas mayoritariamente son ponchos Pampa hechos con lana de oveja hilada por ella. El lienzo con la lana llega a su casa donde se lava, se hila y se tiñe y después aparece ese producto tan bello terminado», comentó la directora de Cultura.   «Un poncho demanda entre dos meses y medio a tres. Tiene encargues de varias provincias y de vecinos de Victorica», concluyó. 

  

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.