Winifreda: Huerta orgánica municipal abastece a vecinos y comercios

Una iniciativa que merece ser aplaudida. La huerta municipal comenzó a funcionar hace muy pocos meses y ya abastece a comercios y pobladores locales con verduras totalmente orgánicas y cosechadas en el día. El excedente de lechuga se comercializa en Santa Rosa. Las ventas se realizan al por menor y mayor. 

Cuatro personas preparan la tierra, siembran y cosechan supervisados por el ingeniero agrónomo Luciano Barbera, con quien este medio dialogó cuando visitó el emprendimiento ubicado al norte de la localidad. Allí convergen cuatro sectores productivos. Ellos son: plantación de olivos, viñedos, hortalizas intensivas (tomate, morrón, lechuga, acelga, cebolla de verdeo, rúcula, achicoria) y productos de la chacra (zapallo anco, melones, sandías, maíz para choclos, entre otros). Todos se encuentran en un predio de siete hectáreas que pertenece a la cooperativa “Los Chacareros”, el cual fue cedido por 4 años al municipio. 

La huerta específicamente funciona bajo el programa denominado “Del plantín a la mesa”. Ese nombre obedece a que «tenemos una plantinera en el predio donde estaban los viejos invernáculos. De allí extraemos los plantines, los plantamos en la huerta donde se desarrollan y después las verduras van directamente al consumidor o a los negocios», explicó el profesional. A su vez, adelantó el siguiente paso que darán para sumar una nueva modalidad comercial. «Desde el municipio estamos armando una sala de cuarta gama para la preparación de ensaladas, verduras trozadas, choclos envasados y demás». 

Agua de calidad  

Los cultivos crecen bajo sombráculos protegidos con una malla antigranizo. «Normalmente en La Pampa estas estructuras están hechas con media sombra al 35 por ciento, en cambio nosotros estamos implementando una nueva tecnología con una malla antigranizo que se utiliza en la zona frutícola de altas producciones y tiene un 20 por ciento de sombra», apuntó. «Da un resultado muy pero muy bueno. La lechuga que están cosechando los chicos (en el momento de la entrevista) fue trasplantada en los primeros días de diciembre cuando en esta zona no llovió nada y tuvimos calores por encima de los 30ºC. Sin embargo la lechuga no sufrió ningún tipo de quemazón, así que la sombra es más que suficiente», afirmó. 

Los sombráculos tienen 6 metros de ancho por 50 metros de largo y fueron construidos con varillas petroleras y palmeras cedidas por la cooperativa eléctrica. En el interior de cada uno se instaló un sistema de riego por goteo. Para ello la Administración Provincial del Agua (APA) realizó dos perforaciones, una a 30 metros y otra a 24 metros de profundidad. Barbera reveló que hace unos días «vinieron profesionales de la Cátedra de Horticultura de la Facultad de Agronomía (de la UNLPam) e hicimos análisis de agua. Su calidad es excelente para la producción agrícola en este predio, tiene un poco elevado el PH pero es normal porque tiene muy baja conductividad». «Es una alegría tener agua de calidad caso contrario este tipo de producciones es muy difícil llevarlas a cabo», completó su análisis.  

 

Producción y abastecimiento 

Debajo de los sombráculos se está produciendo lechuga de la variedad crespa y dorada, rúcula, radicheta, acelga y remolacha. Algunos cultivos están en pleno crecimiento. También al aire libre hay plantaciones de tomates redondo estilo platense y cherry o cereza, morrones y albahaca. Y en el sector chacras, zapallitos de tronco y pepinos. En un mes y medio habrá choclos. «La lechuga morada tuvo muy buena aceptación del público y nos quedamos corto por lo que plantaremos tres o cuatro líneas más. Con los chicos venimos aprendiendo día a día cómo abastecer el mercado», dijo. Toda la producción hortícola se vende a los consumidores que pueden acercarse a la huerta y a las verdulerías a precios accesibles porque no existen «intermediarios». «Abastecemos a las verdulerías, pero tenemos un precio mayorista y otro minorista», diferenció. «Apuntamos al auto-abastecimiento del pueblo y se está logrando. Hay muchos comercios que nos empezaron a comprar dos o cuatro kilos para probar y ahora se están llevando diez kilos de distintos vegetales entre lechuga, tomates y zapallitos, lo que más abunda. Igual hacemos el reparto a los comercios, los particulares tienen que venir acá», puntualizó. «También estamos llevando a Santa Rosa el excedente del auto-abastecimiento porque cuando tenemos que vaciar un invernáculo salen 30 o 40 bolsones de lechuga, es mucha cantidad, entonces tenemos que buscar otro mercado más grande. Tenemos cuatro o cinco clientes en Santa Rosa que los hicimos con los chicos». En el predio trabajan cinco personas, entre ellas una mujer. Uno está encargado de mantener los viñedos.   

 

Una buena señal

Barbera ha hablado con los comerciantes, «están sumamente agradecidos, contentos y nos felicitan a todos por la calidad de la verdura, dura más, es fresca, tiene otro gusto». «Es una buena señal, así que arrímense a los negocios de Winifreda y pidan las verduras de la huerta municipal», publicitó.  

Con respecto a los valores, la lechuga se vende a $120 el kilo; albahaca $60 el atado; zapallito de tronco $60 el kilo; pepinos $80 el kilo; tomate $80 el kilo; rúcula $60 el atado; achicoria $60 el atado. En breve habrá acelga, zapallo anco, melones, entre otros cultivos que se irán publicando en la página de Facebook del municipio con sus respectivos valores. La huerta atiende al público de lunes a viernes de 8 a 11:30 y de 16:30 a 19.30. Sábados 8 a 11:30. 

En el final, Barbera puso en valor que «entregamos productos naturales y frescos» para la mesa familiar. «No tenemos almacenados vegetales del día anterior. Aparte de la excelente calidad en el gusto, te permite tener un mayor periodo de almacenamiento. Nuestra lechuga poniéndola en una bolsita abajo del todo de la heladera dura 4 o 5 días, en cambio a las otras hay que consumirlas enseguida sino se ponen viejas», comparó.  

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.