«Juguetones y cariñosos»: criadero de perros Collie aumentó sus ventas en pandemia

La vecina winifredense, Andrea Malsam, tiene un criadero de perros dedicado a la cría y venta de cachorros de raza Collie Rough puros de pedigree. Sus canes, hembras y machos, están registrados en la Federación Cinológica Argentina (FCA). El emprendimiento canino funciona en un predio rural de su propiedad y cumplirá en breve siete años de existencia. Lo bautizó “Las tres F” en honor a sus hijos Franco, Fiorella y Fiama.

La raza Collie Rough, de pelo largo, se presenta en tres colores: dorado, blue (una combinación de gris, corbata blanca, manchas negras y ojos celestes) y tricolor (negro, corbata blanca y marrón claro en las patas y encima de los ojos). La emprendedora reveló que en tiempos de pandemia por coronavirus aumentó la venta de cachorros y pudo cumplir con todas las entregas implementando los controles sanitarios que la situación del momento requiere. En varias ocasiones tuvo que viajar hasta las camineras provinciales para entregar los perritos a sus nuevos dueños que los esperaban del otro lado del límite fronterizo.

De Winifreda al país  

Asimismo, Andrea recordó que en marzo del año pasado, cuando el país estuvo bajo aislamiento social preventivo y obligatorio para evitar la propagación de la enfermedad mundial, «teníamos una camada de 10 cachorritos de dos meses de vida, estaban todos colocados a sus respectivos dueños. La mitad eran pampeanos y el resto de ciudades de Buenos Aires como Tres Lomas y Salliqueló y de la provincia de Mendoza». «Con la pandemia encima, la incertidumbre era cómo entregarlos porque la circulación estaba muy acotada. Como todavía se podía circular dentro de La Pampa, cinco cachorros fueron llevados a Ataliva Roca, Ingeniero Luiggi, Parera, General Pico y Santa Rosa. Los compradores de la capital pampeana viajaron hasta Winifreda y los restantes fueron entregados por mi hijo Franco que estudia veterinaria en Pico. Como estudiante pudo venir a buscarlos y en la comisaría le otorgaron un permiso para que pudiera movilizarse, pero solo podía viajar él en la camioneta. De esa manera, hizo las entregas junto con la carpeta, libreta sanitaria y ficha de cada uno de los perritos», agregó. Los restantes clientes tuvieron que esperar hasta julio cuando los canes tenían casi seis meses de vida. Para esa época la cuarentena se había extendido y se hacía más difícil la circulación interprovincial.

Puestos Camineros

En este sentido, Andrea buscó alternativas para cumplir con los compromisos pactados. «Nos permitieron llegar hasta las camineras. Pude viajar hasta el Puesto Caminero de Catriló donde estaba la gente de Buenos Aires esperándome del otro lado de la barrera y por intermedio de la policía entregaba los cachorritos. Con los mendocinos nos encontramos en el Control de Santa Isabel donde recibieron sus perros», detalló los recorridos. Días después viajó hasta la Caminera de Banderaló para entregar el pedido a clientes de Entre Ríos. Y hasta su casa llegó el transporte Animal Cargo para buscar un cachorro y transportarlo hasta Santa Fe. «La verdad que fue increíble la manera en que nos movilizamos el año pasado en medio de la pandemia y la preocupación; para nosotros fue maravilloso porque no nos alcanzaron los animales», evaluó.

«En septiembre-octubre tuvimos una parición de 39 cachorritos y se vendieron todos entre noviembre y diciembre. La gran mayoría se fueron a Salliqueló, Quenumá y Tres Lomas (Buenos Aires), otra tanda a Santa Fe y Mendoza y el resto se distribuyeron en La Pampa», precisó.  Y abundó: «Algunos compradores (foráneos) entraban a las 8 de la mañana a la provincia y antes de las 20 tenían que estar de nuevo en su lugar de origen, con esa condición los dejaban pasar».

Para el campo y el hogar 

A la vista de esta realidad que vivió, fue consultada sobre por qué a los compradores los atrae tanto los perros raza Collie. Su respuesta fue muy diversa. «Tenemos clientes que querían un compañero para el perro que ya nos habían comprado con la intención de llevarlo al campo para el arreo de la hacienda, las ovejas, para un embrete o ir junto a los caballos. Otras personas habían comprado un perro en otro lado y tenía mucha edad, entonces antes de quedarse solos incorporaron un cachorrito. Otros querían formar una yunta y muchos para compañía o tenerlos como mascotas para chicos y adultos mayores. Y algunos tienen perros de raza Border Collie, son muy hiperquineticos, corren continuamente, no se quedan quietos. Llevaban un Collie Rough como para aplacarlos un poquito o cruzarlos». La mayoría de los compradores son «familias con niños» y para estos últimos «son una chochera porque son perros muy juguetones, cariñosos y dóciles».    

Bienestar animal

La mujer ama a cada uno de sus perros y confiesa que le cuesta despedirse de ellos cuando consiguen un nuevo hogar, por eso a los compradores les solicita que los cuiden y garanticen el bienestar animal. «Les entrego una carpeta con la libreta sanitaria y una ficha con todos los datos del perrito: el día que nació, la leche sustituta que tomó, el calendario de vacunación, entre otros. Les aconsejo que les den leche sin lactosa o alimentos que tengan proteínas y que nunca abandonen el plan sanitario. Los entrego con la primera dosis de la vacuna quíntuple y ellos deben aplicarles la segunda y tercera dosis. No pueden comer carne de pollo porque se pueden ahogar o lastimarse con un huesito, tampoco recomiendo que los alimenten con tuco o grasas, prefiero que les den su porción de alimento balanceado. Además, es muy importante bañarlos y cepillarlos cada 15 o 20 días y nunca hay que pelarlos porque se regulan la temperatura corporal con el pelo tanto en verano como en invierno», apuntó con conocimiento.     

Mercado digital  

Los animales de Andrea Malsan forman parte del mercado virtual dado que los promociona a través de la página oficial del criadero en Facebook. De esa manera, mantiene contacto directo con los interesados. «Los eligen desde el momento en que nacen», dijo y amplió: «Los nacimientos se suben a la red social y enseguida se empiezan a contactar desde distintos puntos del país. La mayoría los eligen cuando son muy chiquitos. A partir de ese momento voy subiendo videos que muestran el crecimiento de los cachorros. A los 15 días abren los ojitos, después cuando empiezan a comer, a los 25 días toman una leche sustituta, a los 40 días son vacunados con la quíntuple para prevenirlos del parvovirus, neumonía y moquillo. El cliente ve todos los pasos que una va haciendo con el perrito incluso el momento del destete. La madre sola los empieza a destetar a los 20-25 días porque tiene menos leche y no alcanza a abastecer a todas las crías». En la actualidad tiene ocho madres y este año incorporará una nueva perra y en 2022 otra que compró en Villa Gesel. Uno de los padres es importado.  

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.