Destacan el trabajo de bomberos de Winifreda y Castex: «Admiración y respeto»

Bomberos Voluntarios de Eduardo Castex y Winifreda recibieron múltiples elogios después que lograran controlar un incendio de grandes proporciones en el interior de un supermercado de capitales orientales ubicado en la zona céntrica de la primera localidad pampeana mencionada.

El siniestro ocurrió el viernes pasado y los servidores públicos trabajaron durante más de cuatro horas y media para extinguir las llamas dentro del inmueble cuya estructura quedó dañada en un porcentaje considerable.

Soportaron altas temperaturas y quedaron exhaustos. Las dos dotaciones estuvieron integradas por ocho bomberos castenses y seis winifredenses con sus respectivas autobombas y unidades de rescate más el apoyo de camiones regadores. Dieron un claro ejemplo de vocación y servicio. Además, pusieron en práctica lo aprendido en los cursos de capacitación. Esos hombres y mujeres tienen sus trabajos particulares, los cuales dejaron para encontrarse en sus respectivos cuarteles y de allí partir hacia la emergencia. 

Mucha voluntad

La vecina castense, Fabiana Winschel, es la propietaria del salón siniestrado, que lo tiene alquilado a los orientales. «Queríamos agradecer a todos los que estuvieron ayudando de una manera u otra desinteresadamente. Primero a cada uno de los bomberos de Castex y Winifreda que llegaron cuando tenían que llegar. Excelente trabajo, nuestra admiración y respeto por esa gente común, que trabaja con mucha voluntad y encima gratis», posteó la mujer en redes. En su mensaje continúan los agradecimientos a otros actores e instituciones de Castex y lo termina con esta frase: «Luchemos para que nuestros bomberos tengan un sueldo como corresponde». Al respecto vale mencionar que solo tienen acceso a la obra social del Estado pampeano.

Muy buenos camaradas 

Asimismo, el jefe del cuerpo activo del cuartel de Castex, Alexis Cuello, señaló que el fuego se inició en el depósito del local comercial que estaba repleto de mercaderías de todo tipo, entre ellas peligrosas como cloro, lavandina, aerosoles, garrafas. En ese sector estaba contenido el humo. «Por suerte no abrieron el portón grande del depósito y eso permitió que las llamas no se oxigenaran con ventilación exterior», precisó. «A los 15 minutos advertimos que no íbamos a poder solos, afuera hacia 35ºC y adentro 150ºC, la temperatura era abismal. Llamamos a Winifreda y enseguida respondieron. Cuando llegaron nuestros colegas el siniestro estaba un 90 por ciento controlado, pero aún quedaba mucho trabajo de enfriamiento», precisó.

«Esta es una etapa muy importante. Se hizo bastante difícil trabajar en el lugar, pero gracias a Dios al foco ígneo lo extinguimos muy bien», resaltó Juan Schiebelbein, jefe del cuartel de Winifreda. También destacó la «muy buena camaradería» que existe entre ambos cuarteles. «Nos pidieron ayuda e inmediatamente partimos. Ni se piensa, se convoca a todo el personal que puede ir, aunque siempre alguien tiene que quedarse para proteger nuestra jurisdicción», dijo.

Repercusiones

Los bomberos terminaron cansados y tuvo que asistir una ambulancia del Hospital para atenderlos dado que a algunos se les bajó la presión por el intenso calor al que se expusieron durante prolongados lapsos de tiempo. «Me siento orgulloso de mis bomberos y de los chicos de Winifreda, estuvimos a la altura de las circunstancias», evaluó Cuello, quien tomó positivamente las repercusiones del trabajo bomberíl.

Muchas publicaciones en redes fueron hechas por familiares de bomberos. «Nos pone muy orgullosos tener el apoyo del pueblo y de la familia. En mi caso soy padre de un bebé y el viernes salí a las 8 de la mañana para trabajar y regresé a las 8 de la noche», contó. A su vez, Schiebelbein coincidió: «Los comentarios te halagan un montón. Llevamos adentro ayudar al prójimo y esto es un empujón que te dan para seguir adelante».

Cabe mencionar que los administradores del comercio afectado confesaron a las autoridades policiales que el foco ígneo se produjo «por un cortocircuito» después que enchufaran «un artefacto».

Testimonio en imágenes  

Las fotos que acompañan esta crónica fueron tomadas por Juan José Tamagnone, un fotógrafo aficionado de Eduardo Castex. Las imágenes retratan a los bomberos en plena actividad, exhaustos, hidratándose y cuidados por personal de Salud. «Cuando intervienen en algún siniestro me arrimo para sacarles fotos más que nada para dejarles un recuerdo ya que soy amigo de algunos bomberos. El viernes estaba mirando las noticias en vivo cuando la autobomba de Winifreda pasa enfrente de mi casa. En ese momento me di cuenta que la situación era mucho más preocupante», relató “Juanjo”. Enseguida se acercó al lugar del hecho. Desde distintas posiciones captó imágenes conmovedoras con su cámara. «En cada imagen intento dejar un testimonio a la sociedad», confió.

Asimismo se le consultó qué les generaron internamente cuando pudo verlas con más tranquilidad. En este sentido respondió: «Gratitud de ver a los bomberos trabajar de manera profesional y, a la vez, me preguntaba si nos pondríamos en el lugar de ellos. Uno observaba que salía un bombero, ingresaba otro a un local que tenía paredes partidas, chapas torcidas, estaban arriesgando mucho». «Uno de los bomberos de Castex estaba trabajando en el campo y en cuestión de una hora lo veo en el supermercado con su traje estructural y todo transpirado», agregó. «Opinólogos hay muchos, pero todo esto te hace ver las cosas de distinta manera y valorar mucho más a los bomberos», finalizó.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.