Adriana Grosky: «Defensora acérrima de las vacunas»

La enfermera del hospital de Winifreda, Adriana Grosky, fue una de las primeras personas en ser vacunadas contra el Covid-19. Ella también trabaja en la enfermería de la Cooperativa Eléctrica donde quedó como encargada de colocar la vacuna rusa Sputnik V al resto del personal sanitario del ámbito público y privado. 

El lunes vacunó a la pediatra Florencia Carnicero, a la radióloga Luciana Melado, al chófer de ambulancia de la empresa Martín Servicios Sociales, Gustavo Arias, y a dos enfermeras de Santa Rosa que hacen suplencias en el establecimiento médico local. Esta semana terminará de aplicar las primeras quince dosis asignadas en esta primera etapa a la localidad. El plan de vacunación comenzó el 7 de enero. La segunda dosis se aplicaría en febrero.  

Múltiples tareas

«A mí me la aplicó una compañera», del sector enfermería, recordó Grosky, quien mantiene contacto directo con los contagiados desde que se inició la pandemia en la localidad. «Estamos en la primera línea de combate porque el enfermero, en los pueblos, es el que tiene que estar en la ambulancia durante los traslados de pacientes con Covid y atenderlos en las internaciones. Además, atendemos la guardia, a los pacientes que no tienen la nueva enfermedad y tenemos que vacunar a la población habitual de niños, adolescentes y adultos, es decir, tenemos múltiples tareas», describió con absoluto realismo. «En pandemia, todo el equipo de salud cumple una función fundamental, pero el enfermero es el que anda en todos los detalles”, señaló. 

Freno al virus  

A su vez, destacó que «muy amablemente y muy solidariamente la cooperativa nos presta la enfermería para llevar adelante la vacunación que corresponde a esta pandemia». Consultada qué significó para ella aplicarse la primera dosis, respondió: «Fue muy emocionante porque soy una defensora acérrima de las vacunas, vacuno desde hace muchos años. Le tengo una fe profunda a esta vacuna, es una luz que nos va a iluminar para que se frene este virus». Asimismo, se le preguntó si la vacuna le produjo reacciones adversas y enseguida respondió «ninguna y a las restantes personas tampoco». «Para mí es muy efectiva y la recomiendo», dijo. 

Adultos mayores contagiados

Los casos positivos de Covid-19 no paran en la localidad. También hay pacientes recuperados. Con los contagios anunciados por el Ministerio de Salud de la provincia de La Pampa, se llegó a 32 casos activos al día de la fecha. Consultada al respecto, la enfermera Adriana Grosky sostuvo que el aumento de contagios que observó en las últimas semanas estuvo relacionado con «las fiestas (de Navidad y Año Nuevo) y las juntadas (encuentros sociales), era algo inevitable». 

Ante los crecimientos que se detectaron, se mostró preocupada porque «muchos contagiados son adultos mayores y nosotros (personal de salud) estamos muy sensibilizados por esa situación. Son internados en el hospital si requieren oxígeno e hidratación y por ahí no les podemos brindar la atención que antes de la pandemia les brindábamos y eso nos tiene muy sensibilizados». Ante esto pidió «por favor» a la población winifredense que «extreme los cuidados sanitarios y sobre todo que piense en los adultos mayores que son los que más están padeciendo el virus y se está notando muchísimo en el pueblo. Que la comunidad tome conciencia y trate de no juntarse con tanto énfasis».

Agotamiento

Reiteró la importancia de continuar con el lavado de manos, uso del barbijo y distanciamiento social. «Tres medidas que todos las podemos implementar», dijo al tiempo que solicitó tener «empatía hacia los demás». 

También se le preguntó si el personal de salud está agotado, su respuesta fue: «Y sí, nos estamos resintiendo bastante, tenemos algún compañero aislado y personal de otras localidades haciendo suplencias. Le pedimos a la comunidad que nos apoye en este sentido también».  

Siete víctimas de la pandemia 

En línea con las declaraciones de Grosky, cabe mencionar que el lunes falleció el vecino Leonardo Hecker a los 91 años de edad. Tenía diagnóstico de Covid-19. Fue una nueva víctima de la pandemia en Winifreda. Esto significa que hay siete familias golpeadas por el dolor ante la pérdida de un familiar querido.

Yesica Pamela Hecker despidió a su abuelo con un emocionante mensaje en redes, el cual resumimos. «Hoy es el día que nunca hubiera querido que llegue. Te entiendo abuelo, con tus 91 años la venías luchando de hace rato, tu corazoncito se cansó», escribió. Reveló que en los días en que pasó con su familiar «te vi sufrir y no sabía que más hacer para aliviarte». Le preguntaba «qué te duele» y su abuelo le respondía «el alma querida». “Para mí no te fuiste, vos te mudaste a mi corazón para siempre y de ahí no te vas a morir nunca. Te amo», finalizó.   

 

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.