Feria del Regalo Navideño tuvo «muy buenas ventas»

La Feria del Regalo Navideño, organizada por la Municipalidad de Winifreda en el vivero «Ernesto Lucero», fue el ámbito ideal para que los winifredenses disfrutaran de las instalaciones de la reserva ecológica y también para que los emprendedores, artesanos y manualistas locales pudieran dar a conocer sus producciones y comercializarlas. 
Al respecto, los feriantes -en su gran mayoría mujeres-aseguraron que tuvieron «muy buenas ventas» debido a la importante afluencia de público durante toda la jornada del domingo, aunque la asistencia no podía superar las 400 personas en cumplimiento a los protocolos exigidos a nivel provincial por la situación de pandemia.

La propuesta desarrollada en un espacio abierto permitió visibilizar a pobladores que en algunos casos crean y viven de sus propias creaciones o les significa un ingreso extra. Los puestos fueron un atractivo para los visitantes que acudieron al predio matero por excelencia. Algunas expositoras entregaban la mercadería en una bolsa artesanal con un colorido moño. 

Superó las expectativas

Silvana Verna exhibió productos realizados a partir de la termofusión y otros con materiales reciclables; Fiorela Chiarello mostró velas aromáticas hechas con cera de soja natural; el universitario y único hombre de la feria, Guido Domke, armó un stand de cactus y suculentas, plantines de hortalizas y además se especializa en la fabricación de composteras y maceteros en madera reciclada; Melina Cobreros expuso productos esotéricos, lámparas de sal, llamadores tubulares afinados y de caño y regalería de yeso; Anabela Villafañe y Andrea Pérez mostraron sus tejidos al crochet. 

La joven Eugenia Lasagno sorprendió con sus macetas de cemento pintadas a la tiza e impermeabilizadas y con pies nórdicos y estanterías de hierro y madera reciclada para apoyar las macetas; Karen Duprat atrajo con sus calzados de cuero ecológico; Aldana Gabellota se lució con pequeños muñecos amigurumi y almohadones muy coloridos; Martina Thome equipó su stand con cartucheras, mochilas, turbantes, estuches y bolsos; la emprendedora Vanina khun deslumbró con sus manualidades, sus bombitas de limpieza energéticas, banderines navideños y sets de spa. 

 

«Esta feria superó mis expectativas», dijo Lidia Sayago, quien prácticamente se quedó sin juegos de mesas, mates y termos; Melanie Reinhardt vendió aros, tobilleras, cadenitas, entre otros accesorios muy finos de acero quirúrgico, blanco y con baño de plata; cerca de su stand estaba el de Florencia Melado con lencería de diseño. Por su parte, Teresa Cristófaro se hizo presente con bijouterie en alpaca y otra revelación fue Graciela Rodríguez con sus macetas y jarrones fabricados con telas y cemento y pintados con acrílico y esmalte sintético. Rosa Albornoz comercializó barbijos hechos por ella; Silvina Cejas, bijouterie en acero quirúrgico; Ayelén Díaz y Agustina Petengaizer mostraron box edición navidad compuestos por delicadas bebidas y copas. Debutó en una feria la vecina Raquel Ruiz con sus cuadros en relieve, botellas barnizadas con vidrio líquido, ositos de porcelana fría y demás. 

Otras expositoras fueron Lorena Ormeño con mesas especiales para quinchos; Gisella Falletti con hebillas, vinchas, muñecas, y Grecia Maina con indumentaria para bebés y niños. En el listado también figuraban Vanesa Gabellota con bandejas para desayunos; Alicia Alzamendi, tejidos y cosméticos, y Joice Araujo, porta macetas.  

Necesario distanciamiento

Los espectáculos musicales formaron parte de la feria. Sobre el escenario actuaron artistas winifredenses destacándose la cantante Milena Schmidt y luego el trío compuesto por Mariano Fridel, Brian Lambrecht y Diego Romero, que deleitó a los presentes con temas del rock nacional. De Santa Rosa, vinieron Fernando Pereyra y Marcela Fernández. El primero interpretó canciones tropicales y cuarteteras y la segunda composiciones latinas, internacionales y tangos. Los concurrentes miraban el show sentados en banquetas y sillas. Muchas familias pasaron todo el día en el vivero donde almorzaron aprovechando los asadores disponibles, la proveeduría y otros servicios. La comisión del club social también se benefició al atender la cantina. Desde la organización emitieron «un agradecimiento especial al público que comprendió y acompañó esta nueva manera de realizar eventos con el necesario distanciamiento».   

Mesas con bancos ecológicos   

En el vivero -ubicado al oeste del cruce de rutas 35 y 10- fueron emplazadas nuevas mesas con bancos ecológicos, que fueron adquiridos por la municipalidad a la empresa «Econciencia Argentina» de Bernal, Buenos Aires, especializada en la fabricación de madera plástica hecha en su totalidad de plásticos reciclados.  

Oficialmente se informó que la madera plástica es el sustituto perfecto de la madera tradicional y se trabaja de la misma manera: clavando, atornillando incluso en el pintado. Lo novedoso fue que para la obtención del producto no se taló un solo árbol. Entre sus ventajas sobresalen que no necesita mantenimiento ya que no se astilla, no se hincha, no se pudre, resiste al agua y a todos los climas. Como no absorbe humedad, está libre de hongos y plagas. 

 

«Entonces, cada vez que separamos los residuos en casa, contribuimos a que sigan adelante estos emprendimientos que hacen tanto por la conservación de la naturaleza», fue el mensaje comunal. La intendenta Adriana García, visitó recientemente esta industria tras lo cual concretó la compra de mesas con bancos.  

Infantes felices  

Además, la comuna instaló nuevos juegos infantiles en el vivero, que fueron estrenados el domingo por numerosos niños y niñas que asistieron con sus familias a la feria del regalo. Los pequeños se divirtieron al cuidado de sus madres y padres.   

 
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.