Tornado dejó destrucción y pérdidas en zona rural: «Amargura y angustia»

El jueves fue una jornada muy agobiante, con temperaturas que llegaron a los 40 grados. Con semejante calor, antes de las 15 horas un corte de energía dejó sin luz a casi todas las localidades pampeanas. El apagón ocurrió por un rayo que cayó sobre una línea de alta tensión. Horas después del desperfecto eléctrico una tormenta con vientos huracanados azotó diversos sectores de la zona rural de Winifreda dejando cuantiosas pérdidas materiales.   

Uno de los establecimientos rurales afectados fue «La Lerda» que está localizado a unos 40 kilómetros de esta localidad. Linda con la Escuelita rural «San José» ubicada a la vera de la ruta 9. En ese predio hubo numerosos árboles caídos, postes derrumbados, corte de luz e infraestructura agrícola comprometida o completamente destrozada.

Casilla desmantelada  

El empleado rural Aldo Gette siente «amargura y angustia», cuando observa los importantes daños que dejó el paso del tornado. Este viernes, mientras manejaba el tractor, atendió una llamada telefónica de este cronista y amablemente contó lo sucedido y las tareas que tendrá por delante. Al respecto, el winifredense precisó que el fenómeno climático comenzó entre las «16.30 y 17 horas, con vientos muy fuertes y poca agua, llovieron 5 milímetros nada más». La tormenta duró unos «15 o 20 minutos y quebró pinos, arrancó de raíz eucaliptos y tiró la línea eléctrica». Lo más increíble fue que las ráfagas «arrastraron unos 20 metros la casilla del alambrador, que pasó por encima de una Ford 100, se estrelló contra la pared de cemento del galpón y se desintegró completamente. La camioneta se arrastró unos ocho metros de costado». Afortunadamente a la vivienda donde vive Gette, su esposa y su pequeño hijo de 4 años no le pasó nada.

Cuando empezó a soplar el viento el trabajador salió de su hogar rumbo al galpón a cerrar los portones y después el temporal «se vino con todo». Debido a que los postes quedaron en el suelo «estamos sin luz. En campos vecinos también se cayeron líneas, el tornado hizo estragos por varios lados», se lamentó. La zona es atendida por la Cooperativa de Servicios Públicos de Winifreda cuyo personal trabaja para restablecer el servicio.  

Fenómeno inusual 

Gette confió que hacía tiempo que no se registraba un fenómeno de estas características. «Siempre tenemos viento y piedra, pero no de esta magnitud», dijo. Ahora tendrá largas jornadas de limpieza. Para ello cuenta con todas las herramientas necesarias como motosierras y demás elementos. «Cuando pasa todo, uno empieza a mirar hacia todas partes y encuentra todo desparramado entonces te agarra amargura y angustia por más de que no sea de uno, pero me preocupo por mantener todo en orden y en cuestión de minutos el tiempo te provoca un desorden bárbaro», cerró el trabajador.  

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.