Elogian campaña de forestación urbana en Winifreda

Las campañas de forestación urbana llevadas a cabo por varios municipios de la provincia vienen a cubrir una deuda que llevaba demasiado tiempo sin saldar. Todo indica que las prédicas y la divulgación acerca de los aspectos positivos del arbolado en los centros poblados han llegado a destino y se han materializado en acciones que se empiezan a apreciar.
Uno de estos buenos ejemplos lo constituye el de la Municipalidad de Winifreda, que ha trazado un plan forestal anual que obliga a los vecinos a la plantación, cuidado y reemplazo de especies arbustivas por árboles de mayor porte. La comuna asumirá las tareas de reforestación y mantenimiento del arbolado ya existente.

Un proyecto similar se está llevando a cabo en Santa Rosa, en donde las falencias en materia de arbolado urbano están a la vista de todos tanto en las áreas céntricas como en los barrios, y en General Pico, uno de cuyos accesos lleva décadas de pérdidas constantes de árboles sin que se advierta demasiada preocupación por llevar a cabo tareas de reemplazo.

Estas acciones dignas de destacar -y útiles tanto para el paisaje como para la vida cotidiana de los habitantes de estas localidades- se insertan en el Programa de Forestación Urbano y Periurbano iniciado el año pasado por la Provincia, cuyos especialistas llevaron a cabo los relevamientos pertinentes con datos suministrados por el IPAV. El Vivero Forestal Provincial de Santa Rosa, contribuye con esta campaña ofreciendo ejemplares a precios promocionales.

La importancia del árbol en los entornos urbanos está más allá de toda discusión. El grave problema que tenemos en nuestra provincia es la pérdida de una tradición que llegó a este suelo con los pioneros, quienes hicieron un culto de la implantación de especies arbóreas. Es hora de recuperar esa buena y vieja costumbre en una región que necesita del árbol para atemperar los rigores del clima entre tantos otros beneficios.

EDITORIAL DIARIO LA ARENA

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.