Biblioteca «Juan Ricardo Nervi» cumplió 28 años de vida

La Biblioteca «Juan Ricardo Nervi» de Mauricio Mayer activó los protocolos sanitarios para seguir funcionando en época de pandemia de coronavirus. Incluso logró adaptarse a los tiempos tecnológicos y realizó una actividad cultural al aire libre para celebrar sus 28 años de existencia.  

Al respecto, la bibliotecaria Romina Guevara, contó que en la institución se trabaja con todas las medidas de protección, entre ellas el uso del barbijo, alcohol en gel, limpieza general y ventilación natural. A sus instalaciones pueden ingresar una o dos personas  para retirar libros e igual cantidad de personas pueden buscar contenidos en las computadoras con Internet durante una hora como máximo. En cambio, la sala de lectura permanece cerrada para evitar aglomeraciones.  

Este año, la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, debió realizarse de modo digital, algo totalmente atípico. La entidad se adaptó a esta modalidad y realizó una compra virtual de 166 ejemplares de distintas editoriales accediendo a la página web de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (ConaBip), organismo dependiente del Ministerio de Cultura de la Nación. Además, recibió siete títulos de regalo. Abonó la operación comercial -transferencia bancaria mediante- con un subsidio de 52.500 pesos enviado por la ConaBip y 3.000 pesos de sus ahorros. Cuando el material llegó a la biblioteca, a través de correos privados, fue rociado en alcohol diluido y permaneció 14 días en cuarentena porque provenía de Buenos Aires y Córdoba, provincias con una situación epidemiológica complicada debido a su alto número de contagios de Covid-19. 

 

“El préstamo de libros es por 15 días, las novelas pueden tenerlas un tiempo más, y una vez que los devuelven los tenemos cuatro días aislados o separados del resto y recién después volvemos a ponerlos en los anaqueles”, apuntó Guevara. 

Durante la semana, los integrantes de la comisión directiva “hacen un tiempito” en sus tareas particulares y en distintos horarios se acercan a la entidad para colaborar con la bibliotecaria. “Nos gusta ayudar”, dijo Margarita Gette mientras inventariaba y sellaba libros. “Las mujeres son más lectoras”, reveló la vicepresidenta de la comisión.  

“Este año nos quedó pendiente la inauguración de la Ludoteca, un nuevo sector que habilitamos”, acotó Guevara sobre una actividad que quedará para la post pandemia.  

En este contexto tan particular, la biblioteca de esta localidad llegó a sus 28 años de vida el pasado 2 de septiembre. El 13 del noveno mes del año fue el “Día del Bibliotecario” y el 23 el “Día de las Bibliotecas Populares”. Además la ConaBip cumplió 150 años. Para celebrar todas esas efemérides, la comisión vistió de gala a la biblioteca y la decoró con alegres adornos como una forma de darle la bienvenida a la primavera. En su antepatio, niños/as, jóvenes y adultos, respetando el distanciamiento social y usando tapabocas, leyeron cuentos, poesías, relatos y una compilación de dichos y refranes. Ese espacio estuvo decorado con detalles manuales de la flora y fauna pampeana, en el marco de una propuesta lanzada desde la Secretaría de Cultura de la provincia.  Además, se hizo entrega del premio a la ganadora del “Juego de las Valijas”. Todos pasaron un entretenido momento debajo de la sombra de los árboles. 

Una frase del escritor Jorge Luis Borges guió todas estas actividades: “Siempre imaginé el paraíso como una especie de biblioteca”. Guevara le dio un significado: “Resalta la importancia de leer libros. Te abren la mente, aportan conocimientos, te brindan la posibilidad de soñar y de seguir viviendo”. 

A su vez, la tesorera de la comisión, Catalina Fogel, sostuvo que la biblioteca está cumpliendo “una función social más que necesaria” brindando determinados servicios a las familias y estudiantes del pueblo.  

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.