Venden 10 toneladas de residuos: “Otra carga de material reciclado que no se enterró ni se quemó”

La Municipalidad de Winifreda realizó esta semana una nueva venta de material reciclado generado a partir de la recolección diferenciada de residuos y su posterior separación y clasificación en la planta de tratamiento. Concretamente unos 10.000 kilos de desechos inorgánicos fueron comprados por una empresa de General Pico, informaron desde la comuna.

El transporte se llevó unos 140 fardos compactados de cartón, aluminio, plásticos y papel color. Dichos materiales fueron recuperados gracias al trabajo que se realiza en la planta de reciclados y con la colaboración de todos aquellos vecinos que separan correctamente los residuos en sus casas y respetan los días de recolección para cada tipo. 

Los trabajadores de la planta subieron fotografías a las redes sociales que registran el momento en que la mercadería compactada en forma de fardos se carga a un camión con acoplado utilizando una máquina vial y ellos la acomodan. Además, utilizaron el medio virtual para celebrar lo sucedido. “Otra carga de material reciclado que se va del pueblo. No se enterró, ni se quemó, se recicló”, postearon satisfechos. “Infinitas gracias a todos los pobladores que hacen la separación domiciliaria. Y a los que todavía no la han hecho, están a tiempo de poner su granito de arena para tener un pueblo más limpio y sano”, dejaron como mensaje. 

En el final, manifestaron sentirse “orgullosos” del “trabajo” que realizan diariamente sabiendo que “nuestros esfuerzos aportan para vivir en una localidad más limpia y saludable”. Cabe destacar que hombres y mujeres se dedican a la separación, compactación y enfardado.

Desde el municipio solicitaron a los frentistas que continúen separando en sus hogares y saquen los residuos los días indicados, caso contrario no se recolectarán. Los días lunes, miércoles y viernes se efectúa la recolección de orgánicos; martes y jueves, inorgánicos, mientras que la bolsa roja se retira de lunes a viernes. Asimismo, les recordaron que no deben ensuciar los inorgánicos con yerba o restos de comida para que se puedan seguir comercializando; de esa manera quedará menos basura en el pueblo. 

De acuerdo al protocolo establecido, en cada vivienda los inorgánicos se vuelcan en bolsas de consorcios o cajas, los orgánicos en un recipiente plástico y los sanitarios en bolsas rojas. Los patogénicos se descartan dentro de un plástico duro que se debe acercar al hospital. 

FOTOS: EMPLEADOS DE LA PLANTA CON LOS FARDOS DE RESIDUOS 

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.