Joven recuperada de Covid-19 destacó al personal de Salud: “Muy empáticos, están comprometidos con su tarea”

El martes 13 de octubre fue un día muy especial para la winifredense Mayra Russmann, de 19 años. Recibió el alta luego de ser diagnosticada con Covid-19, dejó el hotel de aislamiento pero antes desde la ventana presenció la improvisada actuación de un cantante y regresó a su casa para reencontrarse con su familia. 

En el programa “Turno Mañana. Periodismo de Pueblo” de Radio Compacto, la joven contó que sus síntomas fueron “dolor cabeza, garganta y dolor muscular, se asociaban a un cansancio intenso, sentía que no podía caminar, tenía ganas de sentarme o acostarme”. Tras el hisopado le confirman el diagnóstico positivo. “Se me escaparon algunas lágrimas, pero no quería hacerme mucho la cabeza porque en cierto punto se sabía que este virus iba a llegar al pueblo y me afectó a mi”, dijo. Hasta hoy desconoce la vía de contagio. “Uso barbijo, alcohol en gel, me lavo las manos, todavía no sé donde pude haberme contagiado, si en Winifreda o en Santa Rosa”, acotó.  

Ella vive con su madre, padre y hermano. “La doctora del hospital consideró que si me quedaba con ellos podía ponerlos en peligro entonces decidí que lo mejor era que me aislaran”, siguió relatando. En viviendas fueron aislados su novio y dos amigos por ser sus contactos estrechos. Antes de emprender viaje «la municipalidad nos trajo mercadería y un policía se acercó a mi casa muy atento”, se explayó.

Viajó a Santa Rosa en una combi en la que iban tres personas de la localidad con Covid-19. Cuando llegaron a destino “nos bajamos y fuimos derecho a la habitación. El personal de salud y del hotel nos hablaban a una distancia prudente y todos estaban vestidos con unos trajes blancos”.  

También se le consultó sobre las pertenencias que se llevó. En tal sentido respondió “ropa, elementos de higiene personal, celular con un cargador y varios libros porque me gusta mucho la lectura”.

Hubo momentos en que se sintió “angustiada”. Fue cuando por las redes sociales tomaba conocimiento del crecimiento de casos en el pueblo y en la capital pampeana realizaban una marcha anti-cuarentena. “Mi familia a través de video llamadas trataba de tranquilizarme todo el tiempo. Por suerte todo pasó”, se alegró. Si bien no tenía contacto con el exterior, “escuchaba al personal de limpieza que todo el tiempo estaba desinfectado las instalaciones del hotel”.

Todos los días desde Salud Pública la llamaban para indagarla sobre su estado de salud. “Todos fueron muy empáticos, se nota que están comprometidos con su tarea», resaltó y agregó que “mis amigos y novio me contaban que todos los días los llamaban para preguntarles cómo estaban». «Espero que la gente se siga cuidando porque yo me sentí súper mal cuando salí positivo, es como una carga en cierto punto, pero ahora no me avergüenza haber tenido Covid”, afirmó. 

“Lo último que tuve fue una picazón en la garganta”, señaló. El martes 13, un doctor la llamó a su celular y le dijo “felicidades Mayra, superaste al Covid. Enseguida me largué a llorar como un descargo de lo mal psicológicamente que me había hecho el encierro. Estaba triste, angustiada y de repente sentí mucha felicidad”. 

Mientras ordenaba sus cosas escuchó que se enciende un micrófono y una voz que le resultaba conocida. Se asomó a la ventana y frente al hotel estaba el cuartetero Mauro Rey. “Nos mandaba fuerzas, se mostró muy comprensivo y solidario, nos alegró la tarde con sus canciones”, indicó.

Sintió una sensación “extraña” cuando bajaba del ascensor y en la vereda “me daba el viento en la cara, no lo había sentido durante varios días. Salí lagrimeando con el alta médica en la mano y el chófer me felicitaba”. 

En el final, Mayra se mostró “muy agradecida con el hospital local y con Salud Pública de Santa Rosa por la atención que me brindaron, me hicieron sentir super cómoda” en medio del brote de coronavirus, ya controlado. Asimismo, aconsejó respetar las medidas sanitarias para no contagiarse, entre ellas “usar bien el barbijo, no compartir el mate” y sostuvo que muchos piensan “a mí no me va a pasar y en el hotel donde estuve había gente de todas las edades. Este virus puede afectar a cualquiera”.  

FOTO: «No me avergüenza haber tenido Covid», dijo Mayra Russmann 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.