Dolor en Winifreda: dueña de histórica mueblería murió con coronavirus

Profundo pesar causó entre los vecinos de Winifreda el fallecimiento de Yamili Rahmi Isa, de 81 años, quien permanecía internada con coronavirus. “Peti”, como la conocían en la localidad, era una de las dueñas de la histórica mueblería “El Sol de Mayo”. Además, tuvo una larga trayectoria como docente de música en escuelas primarias de nuestra provincia. 

Su desaparición física provocó tristeza entre familiares, amigos y pobladores en general que la apreciaban como comerciante y educadora de varias generaciones. Su estado de salud empezó a complicarse la semana pasada cuando sufrió quebradura de cadera tras una caída en su propia vivienda. Fue trasladada a un centro de salud privado de Santa Rosa donde fue sometida a una operación. Luego los profesionales médicos advirtieron que presentaba síntomas compatibles con Covid-19. El hisopado confirmó el diagnóstico. 

Fue derivada al Centro Emergente de Asistencia Respiratoria (CEAR) donde finalmente falleció tras un complicado estado de salud dado que también padecía neumonía. Su deceso fue dado a conocer este jueves por la Agencia Pampeana de Noticias (APN).  

“El Gobierno de la provincia de La Pampa, a través del Ministerio de Salud, lamenta informar que en el día de la fecha (por el jueves) se produjo el fallecimiento de una mujer de 81 años”, informó el parte oficial. La comprovinciana cursó 4 días de internación en el Centro Emergente de Asistencia Respiratoria (CEAR) de Santa Rosa. A su vez, Salud confirmó que la paciente residía en Winifreda y se encontraba internada por presentar patología respiratoria compatible con COVID-19 positivo. 

De esta manera, la vecina se convirtió en la segunda víctima de la pandemia a nivel local desde el inicio del brote de coronavirus el 29 de septiembre pasado. El 3 de octubre había fallecido Omar González, de 83 años, luego de cursar cuatro días de internación en el CEAR.    

Profesora y comerciante  

El deceso de “Peti” enlutó a los winifredenses ya que era una pobladora muy querida. En su vida laboral activa se desempeñó como profesora de música durante varias décadas. En Winifreda, en 1964 ingresó con ese cargo en el Instituto Privado “Cristo Redentor” donde dio clases por un lapso corto de tiempo. Su carrera continuó en el pueblo en la Escuela primaria 104 donde estuvo a cargo de las horas de música. Y después ejerció su pasión en otros establecimientos educativos ubicados principalmente en el oeste pampeano. Una vez jubilada se dedicó a pleno a la administración de la mueblería “El Sol de Mayo”, ubicada en la esquina de Primera Junta y Sarmiento, donde trabajó al lado de su padre y hermana. 

El edificio conserva su fachada original en la que se vislumbran aún las letras- un tanto despintadas- que identifican al histórico comercio. Cientos de winifredenses y pobladores de otras localidades pampeanas compraron sus primeros muebles, colchones y ropa blanca en la mueblería local gracias a las facilidades de pago que ofrecía “Pety” a las personas que ella sabía o intuía que iban a cumplir con las obligaciones contraídas. Casi nunca se equivocaba.  

Hermana con Covid

Su gran compañera de la vida fue su hermana Nuri Isa, quien también contrajo coronavirus. Permanece aislada en su casa de Winifreda acompañada por un familiar directo de Santa Rosa. Es una mujer que también fue diagnosticada con la enfermedad mundial. “La señorita Nuri”, como cariñosamente la conocen en el pueblo, durante muchos años fue directora de la Escuela 104.

Tercer caso activo

Por otra parte, cabe destacar que el tercer caso activo pertenece al winifredense Luis “Cholera” Ballester. El empleado municipal y peluquero estaba cumpliendo el aislamiento en su hogar junto a su entorno familiar y durante el fin de semana experimentó temperatura corporal elevada, por lo que fue trasladado a Santa Rosa. Allí permanece internado en Clínica Médica sin respirador y su estado de salud mejora cada día que pasa, según confirmaron sus familiares. 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.